tratamiento trastornos alimentarios

El tratamiento de los trastornos alimentarios no es una tarea fácil. Los trastornos de la alimentación se consideran trastornos graves e incluso pueden provocar la muerte.

En una sociedad cada vez más exigente con la imagen corporal, es muy común la aparición de jóvenes y adultos que padecen esta enfermedad.

Pero, ¿cómo se puede identificar y tratar cada uno de los diferentes tipos de trastornos de la alimentación? Eso es lo que veremos a continuación.

¿Qué son los trastornos alimentarios?

Los trastornos de la alimentación se caracterizan por cambios en los hábitos alimentarios y de comportamiento. Pueden ser desencadenadas por diferentes factores, como el miedo a engordar y la preocupación exagerada por el peso y la forma corporal.

Se trata de trastornos graves, que requieren una vigilancia severa, ya que pueden ser letales, además de provocar otras limitaciones físicas y psicológicas.

Tipos y tratamientos de los trastornos alimentarios

Hay diferentes tipos de trastornos alimentarios. Ya sea por el uso abusivo de laxantes y otros medicamentos, o por el consumo compulsivo de alimentos, entre otros síntomas, cada caso es muy singular y requiere un tratamiento específico.

Veamos un poco más sobre los diferentes tipos de trastornos alimentarios y sus respectivos tratamientos a continuación.

Anorexia

La anorexia nerviosa se caracteriza por una intensa pérdida de peso causada por dietas extremadamente restrictivas.

El trastorno alimentario es causado por una disfunción psicológica, en la que la persona con el problema siempre se ve a sí misma con sobrepeso, por mucho que adelgace, generando una neurosis obsesiva.

Además, la deficiencia nutricional causada por el consumo inadecuado de alimentos aumenta aún más el estado depresivo del paciente, agravando el cuadro anoréxico.

Consecuencias

La anorexia nerviosa puede generar varias complicaciones de salud. Entre ellos están:

  • Intolerancia al frío;
  • Caída del cabello;
  • Bradicardia (retraso en el ritmo cardíaco);
  • Una fuerte caída de la presión sanguínea;
  • Edema causado por la deficiencia de albúmina (un tipo de proteína);
  • Depresión;
  • Arritmia cardíaca;
  • Anemia;
  • Problemas de coagulación de la sangre;
  • Cambios gástricos y enzimáticos;
  • Hipotiroidismo (producción inadecuada de hormona tiroidea);
  • Amenorrea (interrupción del flujo menstrual);
  • Osteoporosis (reducción de la densidad ósea).

Si se deja sin tratar, la anorexia puede llevar a la muerte.

Tratamiento

Para que la anorexia sea tratada adecuadamente, se debe realizar una psicoterapia y un tratamiento nutricional.

El tratamiento psicológico debe incluir la promoción de la aceptación de mantener un peso considerado normal, centrándose en la reducción de la restricción dietética y la frecuencia de la actividad física.

El profesional ayudará a corregir el desorden de la imagen corporal, colaborará para aumentar la autoestima y estimulará el aumento de las habilidades sociales.

Tratamiento nutricional

Para tratar la anorexia nutricionalmente y corregir las deficiencias a las que se ha expuesto el paciente, se debe reducir la restricción dietética.

El profesional ayudará al paciente a mejorar las opciones nutricionales, a través de la reeducación alimentaria y así ganar peso.

Por lo tanto, hay que centrarse en recuperar el estado nutricional, reducir los pensamientos negativos sobre el peso y la alimentación, mejorar el funcionamiento del estado de ánimo y evitar y/o reducir al mínimo las interacciones conflictivas de los medicamentos con los alimentos.

Resumen

La anorexia se caracteriza por una intensa pérdida de peso causada por dietas extremadamente restrictivas, cuando se busca una pérdida de peso innecesaria.

El trastorno puede generar muchas consecuencias negativas, como la anemia, la depresión y la osteoporosis, y puede llevar a la muerte.

El tratamiento es psicológico y nutricional, e incluye la realización de psicoterapia y la recuperación del estado nutricional.

Bulimia

La bulimia se caracteriza por episodios de compulsión alimentaria (ingestión voraz de alimentos), para luego utilizar artificios como el uso de purgantes, laxantes, diuréticos e inducción de vómitos.

En este contexto, existe la preocupación por la imagen corporal, además de los trastornos afectivos de la personalidad y la ansiedad.

En los casos de bulimia, a diferencia de la anorexia, no suele ser posible comprobar una reducción de peso brusca. Por lo general, los pacientes bulímicos tienen un peso normal o mayor, lo que dificulta la percepción de la enfermedad.

Cuando los vómitos son frecuentes, es posible identificar signos como traumatismos en el dorso de las manos y erosiones dentales causadas por la exposición del esmalte al jugo gástrico.

Consecuencias

Entre los daños a la salud causados por la bulimia están

  • Inflamación de la garganta;
  • Edema y cara dolorida;
  • Inflamación de las glándulas salivales;
  • Caries y lesiones del esmalte dental;
  • Deshidratación;
  • Vomitar con sangre;
  • Dolores y calambres musculares.

Tratamiento

Al igual que con la anorexia, el tratamiento es psicológico y nutricional. Trabaja principalmente en la autoestima, además del comportamiento con respecto a la comida.

Tratamiento nutricional

El tratamiento nutricional incluye la mejora de las opciones de alimentos y el restablecimiento del estado nutricional.

Además, también se debe tratar de evitar y/o minimizar las interacciones de los medicamentos con los nutrientes de los alimentos y los efectos secundarios.
Resumen

La bulimia se caracteriza por el consumo voraz de alimentos, seguido de la inducción de vómitos o el uso de drogas, como laxantes y diuréticos.

Las consecuencias de la bulimia son deshidratación, caries e inflamación.

El tratamiento es psicológico y nutricional, trabajando en la autoestima y la recuperación del estado nutricional.

Desorden alimenticio selectivo

La negativa a alimentarse es un comportamiento característico de los niños, pero en algunos casos puede extenderse a la vida adulta.

El trastorno se caracteriza por comportamientos típicos de este grupo de edad, como el retraso en la alimentación, los intentos de negociar la comida o simplemente el rechazo total de la comida ofrecida.

Por lo tanto, esta actitud puede generar una gran limitación del consumo de alimentos y una resistencia extrema a probar nuevos alimentos.

Consecuencias

La selectividad causada por el trastorno puede generar diferentes tipos de problemas de salud, como deficiencias nutricionales, además de la limitación de las actividades sociales relacionadas con la dieta.

Tratamiento

De hecho, es importante que se impida la correcta introducción de alimentos infantiles, lo que debe hacerse con la ayuda de un nutricionista.

Si se produce el trastorno, se debe realizar un tratamiento psicológico y nutricional. Puede ser necesario el uso de suplementos.

Resumen

El trastorno se caracteriza por una excesiva selectividad para la alimentación, lo que genera un rechazo extremo a los alimentos.

El tratamiento es psicológico y nutricional, y puede haber necesidad de suplementos.

Desorden alimenticio nocturno

El trastorno alimentario nocturno, o síndrome alimentario nocturno, es un comportamiento alimentario asociado con un trastorno en el patrón de alimentación, en el que una persona deja de comer adecuadamente por la mañana pero se despierta para comer al menos una vez por la noche

Este acto se realiza de forma consciente y la elección de los alimentos es siempre de alto valor calórico. No hay comportamiento bulímico.

Consecuencias

  • Aumento excesivo de peso;
  • Cambio en la tasa de sueño;
  • Fatiga;
  • Reflujo gastroesofágico.

Tratamiento

El tratamiento del síndrome de alimentación nocturna se realiza a través de la psicoterapia y el uso de la medicación adecuada.

Tratamiento nutricional

El tratamiento nutricional puede llevarse a cabo con el objetivo de reeducar la dieta y estimular el ejercicio físico.
Resumen

El trastorno se caracteriza por una disminución del consumo de alimentos durante el día, además del hábito de despertarse del sueño para consumir alimentos calóricos por la noche.

El tratamiento es psicológico y puede ser necesario un medicamento específico.

Trastorno alimentario compulsivo

La principal característica del trastorno son los episodios de compulsión alimentaria, en los que la persona ingiere una cantidad excesiva e incontrolada de alimentos hasta sentirse incómoda.

También es característico del trastorno comer solo sin sentir hambre. Además, el control sobre el estado emocional se pierde después de la compulsión.

Aunque la bulimia se considera un trastorno alimentario grave, el trastorno alimentario es más común y se produce con cierta frecuencia en personas con sobrepeso.

Consecuencias

Algunas posibles consecuencias para la salud del trastorno alimentario compulsivo son la obesidad y la depresión.

Tratamiento

En la mayoría de los casos, la prescripción de dietas por sí sola no suele ser eficaz para el tratamiento nutricional del trastorno alimentario compulsivo.

Primero se debe realizar un programa especializado de terapia cognitiva-conductual. Entonces, puede ser interesante buscar apoyo nutricional para la pérdida de peso con la terapia de comportamiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *