terrores nocturnos adulto

Los terrores nocturnos son habituales durante la infancia, provocando que los niños no puedan descansar bien, sientan mucho miedo, griten, golpeen y generen gran preocupación en sus padres. Pese a ser algo muy común en edad infantil, también se puede presentar en la edad adulta. Los terrores nocturnos en adultos no son tan frecuentes, pero igualmente pueden darse, presentándose los mismos síntomas que en los niños.

Cabe señalar que, si bien en los niños los terrores nocturnos desaparecen por sí solos, en la edad adulta no, por lo que se necesita de ayuda profesional. Generalmente, las causas de estos terrores nocturnos en adultos se deben a problemas psicológicos. A continuación se explican los síntomas, causas y tratamiento de este tipo de trastorno del sueño.

 

¿Cómo se manifiestan los terrores nocturnos en la edad adulta?

Como bien se acaba de mencionar, los terrores nocturnos son un trastorno del sueño, el cual se caracteriza por causar que quien lo padece se despierte de manera abrupta durante la noche, sintiendo miedo y angustia. Al pasar esto, la persona puede emitir gritos e incluso lanzar golpes y patadas indiscriminadamente, pudiendo hacerse daño o lastimar a los demás.

Por lo general, quien vive este episodio, no recuerda nada de lo sucedido e incluso se vuelve a dormir una vez haya terminado. Lo usual es que estos episodios tengan una duración de entre 10 y 20 minutos. Cabe destacar que, cuando se presentan los terrores nocturnos, el individuo se encuentra en la fase profunda del sueño, presentándose mayormente en el transcurso de la primera mitad del sueño.

 

¿Cuáles son las causas de este trastorno del sueño?

Tal como ya se mencionó con anterioridad, los terrores nocturnos se presentan con frecuencia en la infancia, desapareciendo poco a poco a medida que el niño va creciendo. No obstante, cuando estos se presentan en adultos, no desaparecen solos, pudiendo ser causados por diversos factores.

Generalmente, las causas del terror noctuno en adultos tienen que ver con haber sufrido un episodio traumático, pasar por situaciones de mucho estrés, entre otras causas. A continuación te cuento las principales causas asociadas a este trastorno del sueño:

  • Depresión.
  • Trastorno bipolar.
  • Cansancio e insomnio.
  • Estrés acumulado y gran tensión emocional.

Aquellas personas que sufren estrés postraumático pueden experimentar terrores nocturnos. De igual modo, quienes se encuentran atravesando etapas de grandes cambios, mucho estrés y alta tensión, también pueden llegar a presentar este trastorno. Algunos ejemplos de este tipo de situaciones podrían ser un divorcio, un accidente, la pérdida de un ser querido o el recién diagnóstico de alguna enfermedad.

Asimismo, se cree que también hay un factor hereditario que puede causar la presencia de este trastorno. El hecho de tener parientes cercanos que han experimentado terrores nocturnos en la adultez, eleva las posibilidades de experimentarlos también.

Otro factor que puede causar los terrores nocturnos es el consumo de fármacos, alcohol o drogas. Este tipo de sustancias pueden llegar a alterar las fases del sueño, provocando que sean más profundas y favoreciendo la aparición de este trastorno en los adultos.

 

¿Cuáles son sus síntomas?

Los siguientes síntomas pueden ser un claro indicio de que se padece de terrores nocturnos:

  • Despertarse de manera repentina sintiendo angustia y terror.
  • Despertar gritando o sintiendo que se está en peligro.
  • Al despertar, sentirse confundido o desorientado.
  • Durante el episodio, alguien ha tratado de calmarte y despertarte sin éxito.
  • No poder recordar qué ha sucedido en el transcurso de la noche.

Quienes experimentan terrores nocturnos también pueden vivir episodios de sonambulismo, moverse en exceso durante el sueño, despertarse con el corazón acelerado, hiperventilar, presentar sudoración y demás.

 

El impacto y las consecuencias que tiene en la vida de quien lo padece

Debido todo lo que sucede durante un episodio de terror nocturno, la persona afectada no duerme bien, sintiéndose cansada durante el día y sin ánimos, lo que puede derivar en una depresión u otros problemas psicológicos.

Pero la persona que padece este trastorno del sueño no es la única que se ve perjudicada, sino también aquellos que conviven con ella, pues al despertarse por los gritos y demás síntomas de los terrores nocturnos, es probable que pasen la noche tratando de calmar al afectado y demás.

 

Tratamiento del terror nocturno

En sí, no hay un tratamiento específico que pueda curar este trastorno del sueño, en lugar de esto, existen algunas medidas que se pueden abordar con la finalidad de reducir los episodios de terrores nocturnos y mejorar la calidad de sueño del afectado. Generalmente, los profesionales recurren al uso de fármacos para tratar los síntomas asociados con este trastorno, así como tratar

 

¿En qué casos se recomienda buscar ayuda?

Cuando este trastorno comienza a afectar seriamente la calidad de vida de quien lo padece, es necesario acudir con un profesional. Asimismo, en casos en los que la integridad física se ve comprometida (no solo la del paciente), es necesario monitorear los episodios de terrores nocturnos en un entorno controlado y seguro, como lo puede ser una clínica del sueño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *