terapias efectivas y naturales para la depresion

La depresión unipolar afecta a más y más personas. España no es una excepción. Conoce algunos de los tratamientos naturales disponibles en nuestro país, que ofrecen una alternativa a los antidepresivos tradicionales, sugeridos por un psicólogos clínicos.

1. Terapia cognitiva-conductual

Es una de las soluciones que muchos expertos proponen. Hoy en día «existen terapias innovadoras que garantizan resultados más rápidos, eficaces y duraderos», explica Carmen Lutier, psicóloga y psicoterapeuta. De todas, la terapia cognitivo-conductual «es la más estudiada y es un enfoque psicoterapéutico con garantías de eficacia».

En cada sesión de terapia cognitivo-conductual, el terapeuta ayuda a los pacientes que tratan de distinguir entre los pensamientos, los sentimientos y la realidad, con el objetivo de llevar a la persona a cambiar su comportamiento. Sin embargo, Lutier señala que «por sí solo, muchas veces no es suficiente», aconsejando a quienes sufren estados depresivos que lo complementen con otras terapias.

2. Mindfulness

Si somos plenamente conscientes de lo que sucede a nuestro alrededor, atentos en todo momento, podemos concentrarnos y relajarnos. Sólo tenemos que creer en nuestra capacidad de ser y hacerlo mejor. Esa es la teoría de la atención. Es una técnica de relajación que tiene como objetivo atenuar el ruido que se genera en nuestra cabeza, causado por el exceso de trabajo y otros problemas que se están acumulando.

Puede parecer poco convincente, ya que se trata esencialmente de una terapia basada en la meditación, pero Filipa Jardim da Silva asegura que «la atención plena es un enfoque psicoterapéutico que también ha mostrado buenas tasas de éxito en la intervención en casos de depresión». En los últimos años, han salido al mercado muchos libros de especialistas que (también) ensalzan sus beneficios.

3. Desensibilización y reprocesamiento a través del movimiento ocular

En el sitio web de la Asociación EMDR se afirma que se trata de «un método de desensibilización y reprocesamiento de experiencias emocionalmente traumáticas mediante la estimulación bilateral del cerebro, que promueve la comunicación entre los dos hemisferios cerebrales». Estudios e investigaciones internacionales demuestran que los movimientos oculares ayudan a reducir la intensidad de los pensamientos más perturbadores.

Esto sucede, reflejando lo que sucede durante el sueño REM, el acrónimo anglosajón utilizado para definir el movimiento rápido de los ojos, en el que procesamos los eventos cotidianos. «La intervención psicoterapéutica basada en la EMDR [acrónimo anglosajón de desensibilización y reprocesamiento a través del movimiento ocular] es una de las terapias más eficaces».

4. La actividad física

Es esencial para la salud física y también para la salud mental, como se sabe desde hace mucho tiempo. En 2012, un estudio estadounidense demostró que el deporte regular no sólo beneficia la salud física, sino también la mental. Sobre todo, ayuda a aliviar los síntomas de la depresión. Publicada en la revista Journal of the American Medical Association, esta investigación internacional involucró a más de 2.000 participantes.

El estudio, como otros publicados posteriormente, concluyó que el ejercicio aumenta los niveles de serotonina y dopamina en el cerebro, contribuyendo a que las personas se sientan naturalmente mejor. Se necesita algo de deporte cada semana durante un total de 90 minutos, pero las mejoras son significativas. Si no tiene el hábito de la actividad física, empiece por dar pequeños paseos.

5. Acupuntura

Aunque los efectos de la acupuntura en los trastornos mentales no se han descrito todavía en la literatura científica y muchos todavía la miran con cierta sospecha, se trata de una terapia recomendada para recuperar la energía y reducir la tensión. Procedente de Asia, donde se practica desde hace miles de años, la acupuntura consiste en la estimulación de puntos del cuerpo para aliviar el dolor físico y psicológico.

Así, el tratamiento de la depresión puede articularse «con nutricionistas, instructores de ejercicios y médicos de medicina tradicional china, en una lógica de intervención multidisciplinaria», nos cuenta Carmen Lutier. Esta terapia alternativa y natural también es muy solicitada para aliviar los estados de nerviosismo y ansiedad, así como otros trastornos, como el síndrome de pánico.

6. Estimulación magnética transcraneal

Descubierta en los años 80, sólo recientemente ha empezado a utilizarse para tratar la depresión. Un imán colocado sobre el cráneo genera impulsos magnéticos. Los lentos disminuyen la actividad cerebral y los rápidos la aumentan. Un estudio publicado en el Journal of Clinical Psychiatry mostró que, después de un año de tratamiento, el 68% de los participantes vieron reducirse los síntomas de la depresión y el 45% tuvo una remisión completa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *