signo russell

La anorexia y la bulimia son los trastornos de la alimentación más frecuentes. Algunas personas que padecen este tipo de trastornos pueden presentar una señal física en sus manos, concretamente en sus nudillos inferiores; a esta marca se le conoce como signo de Russell. A continuación podrás encontrar más información al respecto.

 

¿Qué es el signo de Russell?

Tal como se acaba de mencionar, el signo de Russell es una marca que se origina en los nudillos de las personas con algún trastorno alimentario como lo puede ser la anorexia o la bulimia. Dicha marca se genera a causa de los reiterados intentos por inducir el vómito. Al introducir los dedos en la boca para provocar el vómito, los nudillos inferiores habitualmente tienen contacto con los dientes.

Dependiendo del tiempo que la persona con el trastorno alimentario lleve induciéndose el vómito, las marcas en sus nudillos serán más o menos notorias. Dichas marcas pueden verse como callosidades o cicatrices. La inducción repetida del vómito también puede generar otros daños físicos, como la erosión de los dientes a causa de los jugos gástricos, daños en la garganta y el esófago, e incluso deshidratación.

Cabe resaltar que, aunque el signo Russell se presente en personas con anorexia y bulimia, no necesariamente es un síntoma indiscutible de estos trastornos. En primer lugar, las callosidades y marcas en los nudillos pueden presentarse por muchas otras razones. Además, no todas las personas con anorexia o bulimia tienen el signo de Russell.

 

Los trastornos de la alimentación y la estigmatización social

Los TCA (Trastornos de Conducta Alimentaria) a menudo no son vistos como lo que son: una enfermedad mental. Habitualmente, las personas señalan a quienes padecen algún TCA como alguien narcisista y que solo desea llamar la atención. Incluso, los mismos pacientes no entienden su condición y tienen la creencia de que lo que hacen está bien y les hará lucir mejor.

Para evitar la estigmatización social se debe tener en claro lo que realmente es un trastorno alimentario y comprender que quienes lo padecen no lo han decidido así. Sin dudas, quien recibe un diagnóstico de TCA puede verse muy afectado, especialmente cuando se trata de adolescentes.

Además de las marcas físicas que pueden quedar en el paciente, la identidad de estos también puede quedar marcada. Quienes han sufrido un trastorno alimentario, a menudo sienten vergüenza, en especial si en su cuerpo han quedado marcas, como el signo de Russell.

 

¿Es posible salir de la anorexia o la bulimia?

Usualmente, las personas tienen la creencia de que aquellos que han sufrido un trastorno de alimentación nunca podrán superarlo por completo, lo cual no es cierto. Tanto la anorexia como la bulimia nerviosa son trastornos psicológicos que, con el tratamiento adecuado, pueden superarse. Claramente, los pacientes no pueden desentenderse de este episodio, pero pueden superarlo y seguir adelante con sus vidas de una forma más sana y saludable.

Ningún TCA define la identidad de un individuo ni su personalidad, ya que se tratan de enfermedades. Si el trastorno no ha sido superado del todo, es posible que la persona experimente temores, o bien, sufra recaídas.

Por lo tanto, si no se resuelve el problema por completo, el paciente intentará aprender a convivir con él, lo cual, evidentemente, no está bien. Es importante tener en cuenta que un TCA no se soluciona únicamente al comenzar a comer bien, pues esto va mucho más allá.

 

El comer bien no erradica el problema

El libro antes presentado expone a la anorexia como un intento de solución, una necesidad que se manifiesta de este modo y que el paciente intenta satisfacer equívocamente. Y es que, precisamente, los TCA van mucho más allá de la comida, es decir, el problema no terminará cuando el paciente comience a comer bien, pues hay mucho más detrás.

Además de la comida, hay otros factores sobre los que se sostiene en realidad la anorexia, la bulimia y otros trastornos de alimentación. Entre estos se hallan la relación con la percepción corporal, la ansiedad, el control, entre muchos otros. El dejar de comer, la inducción de los vómitos y demás, son soluciones erradas a los factores antes mencionados.

 

¿Qué diferencias hay entre la anorexia y la bulimia?

Aunque la anorexia y la bulimia son ambos trastornos de conducta alimentaria que se asemejan bastante, existen marcadas diferencias entre sí. Cabe señalar que, en realidad, pocos son los casos en los que se desarrolla únicamente la anorexia o la bulimia, pues es habitual que se alternen los episodios entre un tipo de TCA y otro.

Por un lado, la anorexia se caracteriza por la restricción voluntaria de alimentos, es decir, la persona decide no comer, generalmente ayuna y realiza ejercicio físico. Una persona con anorexia experimenta una distorsión corporal, por lo que se percibe más gruesa de lo que realmente es.

En cuanto a la bulimia, esta se caracteriza principalmente por los atracones, lo que quiere decir que la persona ingiere grandes cantidades de alimentos, usualmente con un elevado contenido en calorías. Posteriormente, llegan los sentimientos de culpa o vergüenza, por lo que la persona se induce el vómito para expulsar toda la comida de su cuerpo.

Conclusiones

Los TCA son trastornos psicológicos que, aunque puedan ser difíciles de superar, es completamente posible. Este tipo de trastornos no definen a las personas que los padecen y, aunque pueda parecer extraño, son maneras desadaptativas de hacer frente a alguna necesidad emocional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *