enfermedades psicosomaticas

¿Has oído hablar alguna vez de las enfermedades psicosomáticas? ¿Qué significa?

Mucha gente habla de cómo la salud mental y física están asociadas. ¿Pero es nuestra mente capaz de enfermar físicamente? En este artículo descubrirás todo los trastornos psicosomáticos.

 

¿Qué es una enfermedad psicosomática?

Las enfermedades psicosomáticas son causadas por problemas emocionales del individuo y representan el vínculo directo entre la salud emocional y física. Es decir, cuando el sufrimiento psicológico termina de alguna manera causando o agravando una enfermedad física.

Este proceso no es consciente y la confirmación del diagnóstico no suele ser sencilla, principalmente porque se trata de un diagnóstico de exclusión. Es decir, todas las demás causas posibles deben ser investigadas y excluidas primero.  También llamado trastorno de somatización, en este proceso la persona suele presentar múltiples quejas físicas, en diferentes lugares del cuerpo y que no se explican por ninguna enfermedad o cambio orgánico. Por lo general, los síntomas se intensifican cuando la persona se encuentra en situaciones de estrés y/o presión emocional.

Causas de la enfermedad somática

No existe una causa única para el desarrollo de una enfermedad psicosomática. Su desarrollo depende de una predisposición personal y orgánica, en cómo el cuerpo y la psicología interactúan y reaccionan a ciertas condiciones y/o situaciones de la vida.

Algunas otras enfermedades psiquiátricas facilitan el desarrollo de la somatización, como la depresión, la ansiedad y el estrés, y entre las situaciones que suelen asociarse a su desarrollo se encuentran:

  • Sobrecarga profesional.
  • Acontecimientos traumáticos anteriores (ya sea en la infancia o en la vida adulta).
  • Víctimas de violencia psicológica, física o sexual.
  • Cualquier tipo de angustia psicológica asociada a la dificultad de hablar del tema o a la tendencia a aislarse socialmente.

Síntomas psicomáticos

Hay muchas formas en que una enfermedad psicosomática puede manifestarse, a través de síntomas físicos y psicológicos.

Los síntomas psicológicos más frecuentes incluyen:

  • Ansiedad.
  • Irritabilidad.
  • Impaciencia.
  • Tristeza.
  • Falta de interés en las actividades diarias.
  • Agotamiento.

Los síntomas físicos más frecuentes incluyen:

  • Dolor y ardor en el estómago, asociado o no con náuseas y vómitos.
  • Estreñimiento y/o diarrea.
  • Falta de aliento y/o dolor en el pecho.
  • Dolores musculares,
  • Aumento de la presión sanguínea;
  • Aceleración de los latidos del corazón;
  • Dolores de cabeza.
  • Cambios en la visión.
  • Comezón, ardor u hormigueo con o sin lesiones en la piel.
  • Pérdida excesiva de cabello.
  • Insomnio.
  • Dolor o dificultad para orinar.
  • Cambios en la libido.
  • Dificultad para quedar embarazada o cambios en el ciclo menstrual.

Lista de enfermedades psicosomáticas

Como se puede ver en los síntomas mencionados anteriormente, hay muchas formas y presentaciones de las enfermedades psicosomáticas. Aquí mencionaremos algunas enfermedades que pueden surgir o empeorar a partir de un trauma psicológico:

  • Migraña.
  • Síndrome de intestino irritado.
  • Alergias alimentarias, respiratorias y/o cutáneas.
  • Gastritis.
  • impotencia sexual.
  • Infertilidad.

¿Cómo tratar las enfermedades psicosomáticas?

Una vez que se ha diagnosticado o sospechado una enfermedad psicosomática, es importante buscar ayuda para evitar consecuencias irreversibles o el empeoramiento de la misma. El tratamiento puede consistir en el uso de medicamentos para aliviar los síntomas; sin embargo, es importante tener un seguimiento psicológico o psiquiátrico asociado para controlar el impacto que las emociones tienen en los síntomas y para tratar realmente la causa.

¿Cómo prevenir las enfermedades psicosomáticas?

La prevención de las enfermedades psicosomáticas implica cualquier forma que nos ayude a tratar los problemas emocionales, ya sea a través de la psicoterapia o de medidas naturales como la meditación y la medicina herbal. La práctica regular de actividades físicas, combinada con una dieta saludable, es también fundamental para la promoción del bienestar y el control emocional.

Si se identifica con alguno de estos síntomas y está bajo estrés o angustia emocional, no dude en pedir ayuda. Ser evaluado por un especialista profesional y averiguar cómo tratar estos síntomas lo antes posible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *