que hace un psicologo

Te preguntas: ¿Qué hace el psicólogo? ¿Cómo se hacen las citas? ¿Cómo elegir el mejor psicólogo? En este artículo daremos respuesta a todas estas cuestiones:

Se ha demostrado en diferentes estudios que más de una cuarta parte de los adultos tienen algún problema, como la depresión, la ansiedad o cualquier otro trastorno.

Además, hay enfermedades graves, hábitos nocivos, problemas de relación y uso de sustancias que pueden causar debilidades físicas y emocionales.

Índice

¿Cómo puede la psicología ayudar a la gente?

A través de la psicoterapia, el psicólogo ayuda a las personas de diferentes grupos de edad a aprender a resolver sus problemas y a lograr una mejor calidad de vida y salud.

Se utilizan procedimientos científicamente certificados para desarrollar hábitos saludables y efectivos. En la psicoterapia se utilizan varios enfoques, como la terapia cognitiva-conductual, la terapia gestáltica, la interpersonal, las terapias de conversación, que trabajan con los problemas que traen los pacientes.

Basada en el diálogo y la relación entre el paciente y el psicólogo, la psicoterapia ofrece la oportunidad de hablar abiertamente con alguien neutral.

Y, lo que es más importante, sin juzgar los problemas que afectan al paciente, lo que le lleva a identificar y modificar los patrones de comportamiento y mentales para sentirse mejor poco a poco.

Al final de la terapia, el paciente habrá adquirido nuevas habilidades para hacer frente a las dificultades y desafíos que puedan aparecer de nuevo en el futuro.

Algunos tabúes y mitos todavía rodean a la psicoterapia – sin mencionar el miedo – y limitan a muchas personas a recurrir a este tipo de tratamiento.

Pero cada vez más pacientes se dan cuenta de la importancia de buscar ayuda profesional de calidad para afrontar los importantes problemas cotidianos.

Hay muchas razones por las que la gente busca psicoterapia:

  • Terapia de pareja y de relaciones;
  • Cuestiones relacionadas con el crecimiento profesional y personal;
  • Depresión;
  • Ansiedad;
  • Irritabilidad;
  • Enfermedades crónicas que influyen emocional o físicamente;
  • Otros factores que causan trastornos y necesitan ayuda para ser tratados;
  • Casos de divorcio;
  • Pérdida de seres queridos;
  • Sobrecarga de trabajo.

  • Sensación prolongada de tristeza e impotencia;
  • Persistencia de los problemas a pesar de todo el esfuerzo y la ayuda de los amigos y la familia;
  • Dificultad para concentrarse en las actividades cotidianas y en el trabajo;
  • Preocupaciones excesivas, una sensación de estar siempre al límite y un pensamiento negativo;
  • Consumo excesivo de alcohol, uso de drogas y agresividad.

¿Qué tipos de psicoterapia?

Como ya hemos dicho, la psicoterapia presenta varios enfoques. Son elegidos por los psicólogos dependiendo del caso del paciente.

El profesional se basa en teorías que proporcionan un guión para ayudar a comprender al paciente y desarrollar la estrategia de tratamiento que mejor se adapte a él.

El tipo de terapia aplicada depende de algunos factores, como la investigación psicológica, la orientación teórica del psicólogo y lo que funciona mejor para el paciente en cuestión.

La línea de la teoría de la psicología seguida por el terapeuta es la que determinará cómo será el enfoque del tratamiento. Por ejemplo, un psicólogo que siga la línea de la terapia cognitivo-conductual aplicará un tratamiento práctico en el que el paciente tendrá que desarrollar habilidades y tareas que le ayuden a hacer frente a las situaciones.

Puede proponerse anotar las reacciones a ciertas situaciones, confrontar fobias a través del entrenamiento o incluso el aprendizaje a través de lecturas específicas.

El enfoque psicoanalítico y humanístico conducirá a una terapia en la que se prioriza el diálogo y las sesiones consisten en la discusión de experiencias que llevan al psicólogo a comprender las causas de los problemas del paciente y luego le ayudan a resolverlos. Mientras que la Terapia Sistémica trata a la persona en relación con el contexto y las relaciones que vive y con las que presenta dificultades.

El psicólogo también puede combinar los distintos estilos, lo que ocurre con mayor frecuencia cuando se mezclan las teorías para adaptar el tratamiento a las necesidades del paciente. Lo importante es ser consciente de que el psicólogo tiene la experiencia y los conocimientos necesarios para ayudar en el área específica que el paciente necesita.

Los psicólogos son profesionales especializados y capacitados para actuar en las diversas formas de tratamiento psicológico y tienen experiencia en la evaluación, el diagnóstico y el tratamiento de la salud mental y los cambios de comportamiento.

Después de graduarse de la universidad, los psicólogos pueden estudiar, en promedio, siete años más hasta que van a la escuela de posgrado y obtienen un título de doctorado.

Parte de la formación educativa pasa por una formación clínica supervisada en hospitales o centros de atención de la salud que ponen a disposición este tipo de profesionales. Sólo después de todo esto son realmente capaces de comenzar su carrera profesional.

Esa es la diferencia entre el psicólogo profesional y los proveedores de servicios de salud mental.

Como la mayoría de las profesiones, la psicología también está regulada por la legislación federal para proteger al público y garantizar que sólo los profesionales debidamente cualificados tienen derecho a ver a los pacientes.

Mira los 7 consejos para buscar un psicólogo:

Consejo 1: Busca referencias de amigos o familiares:

Si tiene algún amigo o familiar que esté haciendo o haya pasado por un proceso de terapia, pregúntele si le gusta el psicólogo. Una buena referencia puede ser el primer paso para encontrar un profesional que le guste. Si encuentra referencias negativas, deséchelas y busque otras.

Consejo 2: Busca en las asociaciones de clase, institutos y universidades:

Puedes encontrar referencias de buenos psicólogos de entidades de clase en el campo, institutos de psicología o incluso universidades. Recuerda que necesitas un buen terapeuta y no uno que sea conveniente. Los dos conceptos no siempre van juntos.

Consejo 3: Busca en Internet:

En Internet, se pueden encontrar varios sitios web de institutos y clínicas de psicología en los que se pueden obtener indicaciones de profesionales cercanos a usted y que asisten a la modalidad que usted necesita, ya sea porque está buscando un psicólogo en São Paulo o en otra región.

En estos sitios, normalmente se puede leer la historia profesional del psicólogo e identificar las características del trabajo que le gusta.

Consejo 4: Ten cuidado al juzgar por la apariencia:

Algunas personas todavía se dejan llevar por su apariencia cuando buscan en Internet. Presta un poco de atención si hay fotos de psicólogos disponibles. Intenta usar tu intuición si este es el criterio de elección.

Las fotos muy glamorosas, en tiempo de ocio o de relajación, no coinciden con el perfil profesional. Dirige tu atención a las fotos profesionales cuya mirada inspira confianza.

Consejo 5. ¿hombre o mujer?

Para algunas personas, no hay diferencia entre ser tratado como un hombre o una mujer. Pero si en tu caso hay una preferencia, incluso para que te sientas más cómodo con las conversaciones y emociones que seguramente surgirán durante la terapia, entonces busca el género que te dé más libertad.

Consejo 6. ¿Cuál es la metodología?

buscar un psicologo

Aquí hay un punto un poco más difícil, porque es posible que no sepa qué línea y enfoque debe seguir su psicólogo entre los muchos que existen. Depende mucho del problema que te lleva a buscar un psicólogo.

En caso de duda, no dude en hablar y preguntar qué enfoque de tratamiento sigue el profesional con el que se pone en contacto y si se ajusta a su caso.

Consejo 7: Contacta:

Cuando encuentres un psicólogo que te guste, llámalo y ponte en contacto con él. Una primera conversación por teléfono servirá para aclarar muchas dudas y mostrar si es el adecuado para su caso. Algunas preguntas son importantes en este primer contacto, por ejemplo:

  • ¿En qué institución estudió?
  • ¿Cuál es su especialidad?
  • ¿Alguna vez has tratado a alguien con el mismo problema que tú?
  • ¿Cuál es su experiencia?
  • ¿Cuál es el valor de la consulta y de cada
  • ¿Acepta algún seguro médico?
  • ¿Cuál es el plan de pago?

2.3 ¿Dónde encontrar el psicólogo ideal?

Parece redundante, pero hay una sutil diferencia entre los verbos find y seek.

Por las indicaciones que tiene, tendrá algunas sugerencias de los profesionales. Sin embargo, es importante encontrar un psicólogo que se ajuste a sus necesidades y en el que haya empatía en la relación profesional-paciente, para que pueda administrar un tratamiento eficaz.

Busca información sobre los psicólogos que te han indicado.

Algunas preguntas básicas importantes son: ¿Cuánto tiempo llevan en la clínica? ¿Cuál es su experiencia? ¿Tienen su propia clínica o trabajan con un grupo de profesionales? ¿Qué línea teórica siguen y qué enfoque terapéutico prefieren?

La Internet también puede ser una fuente de información. Buscando por el nombre del profesional, seguramente encontrará opiniones sobre él y el trabajo que hace.

Esta búsqueda es importante para evitar posibles profesionales que ya tienen algún problema en su carrera o que no están debidamente cualificados para ejercer la profesión.

Sólo desde la primera conversación sabrás si has encontrado al psicólogo adecuado. Pero recuerde que cualquier investigación que se pueda hacer previamente ayudará en el proceso.

Ahora entramos en la tercera parte de nuestra serie de 10 temas sobre la psicología y cómo funciona.

En el punto anterior vimos consejos sobre cómo encontrar un psicólogo. En este tercer tema le daremos consejos sobre cómo encontrar el mejor psicólogo para usted, qué cuestiones deben tenerse en cuenta a la hora de elegir un profesional de la psicología para que le asista y qué preguntas son las más apropiadas para ese momento de elección.

Empatía y confianza. Son la clave para que el tratamiento psicológico funcione bien. Para ello, es importante que conozca un poco al profesional antes de elegir con quién realizará el tratamiento.

Confort y seguridad

Puede preparar un breve cuestionario con las preguntas pertinentes para ser contestado en una primera consulta o incluso hacer una entrevista telefónica.

Se recomienda que se sienta cómodo, seguro y que el profesional le inspire confianza para que le abra sus problemas.

En primer lugar, tienes que responder algunas preguntas sobre ti mismo y lo que buscas en la psicoterapia, por ejemplo:

  • ¿La psicoterapia se hará sola o con alguien más?
  • ¿Cuáles son sus objetivos con esta terapia?
  • ¿Puede pagar los costos financieros del tratamiento?
  • ¿Cuál es la ubicación prevista de la oficina, para no generar inconvenientes y gastos de transporte?
  • ¿Cuál es su disponibilidad de tiempo y horarios para las consultas?

Como ya se ha mencionado, se pueden hacer algunas preguntas prácticas en una primera conversación, para saber un poco más sobre el psicólogo:

  • ¿Está aceptando nuevos pacientes? La demanda de profesionales de la psicología es en general muy alta en estos días y algunos están sobrecargados de pacientes y ya no aceptan nuevos para mantener un buen nivel de calidad de la atención.
  • ¿A qué géneros y grupos de edad sirve?
  • ¿Cuánto tiempo tiene de experiencia en la práctica de la psicoterapia?
  • ¿Cuál es su especialización?
  • ¿Tiene experiencia en tratar con el tipo de problema que usted presenta?
  • ¿Qué tipos de tratamientos utiliza y cuál es la tasa de efectividad en casos como el suyo?
  • ¿Cuáles son los honorarios de las consultas y la política de pago?

También es importante resolver otras cuestiones, de carácter ético, antes de iniciar el tratamiento, por ejemplo: si tiene opiniones o conceptos religiosos y culturales muy arraigados, compruebe la percepción que tiene el psicólogo de ellos para que no se convierta en un punto de conflicto.

Durante esta conversación, además de conocer algunos puntos clave sobre el psicólogo, también evaluará si es el profesional adecuado para ayudarle o si debe remitirle a un colega que tenga más conocimientos en el área que usted necesita.

También será un momento para analizar si hay empatía entre ustedes, lo que implicará directamente el resultado del tratamiento.

Tenga en cuenta su percepción

En este primer contacto, a partir de la información y la sensación que tuvo al hablar con el psicólogo, ya tendrá una percepción si quiere conocerlo personalmente para probar la empatía o si prefiere seguir buscando.

La mejor manera de elegir un psicólogo sigue siendo una conversación personal, así que comprueba los horarios de los psicólogos disponibles.

Después de estar cara a cara con el psicólogo, notarás si el diálogo fluye y si te sientes bien en presencia del psicólogo. Y si despierta tu confianza y seguridad. Si todavía hay alguna duda, o si durante el tratamiento no se siente a gusto, siempre hay tiempo para cambiar.

4. Iniciar la terapia

Ya ha obtenido alguna información sobre los otros temas que pueden ayudarle a encontrar un profesional de la psicología, el psicólogo. A partir de este tema veamos cómo es la terapia comenzando de una manera práctica.

Ya ha decidido que hará citas y ha elegido al profesional responsable del tratamiento, pero antes de la primera reunión para determinar el inicio del tratamiento con el psicólogo, es necesario observar las condiciones financieras y las más variadas formas de pago para realizar el tratamiento.

Formas y condiciones de pago:

Vea a continuación los principales medios que puede utilizar para pagar el mantenimiento de la terapia con un psicólogo.

Si va a realizar el tratamiento de forma privada, consulte con el psicólogo el importe de las citas y las condiciones de pago antes de programar su cita. Si vale la pena pagar por cada sesión o si el pago en efectivo o una parte mayor garantiza algún descuento.

Vea si el pago puede hacerse con tarjeta de crédito o sólo en efectivo o depósito bancario. A mucha gente no le gusta hablar de dinero, pero el tema del pago es un punto importante cuando se inicia la terapia.

Plan de Salud:

Muchos planes de salud ofrecen reembolsos por consultas de psicoterapia. Revise su tarjeta del plan para el número de teléfono de contacto y haga preguntas:

  • Si el plan cubre este tipo de tratamiento;
  • Si eres libre de elegir un profesional. Pide una lista de psicólogos acreditados para que puedas hacer tu elección;
  • ¿Qué tipos de tratamiento están cubiertos y cuáles no?
  • ¿El sistema está cofinanciado, es decir, tiene que pagar una parte o el plan cubre todos los costos?
  • En el caso de la coparticipación, ¿qué porcentaje tendrá que pagar y cómo se efectuará este pago: en efectivo o en cuotas a medida que se vaya realizando el tratamiento?
  • ¿Existe un límite en el tiempo de tratamiento o en el número de sesiones? Esta información es importante porque la psicoterapia puede durar más tiempo del previsto inicialmente.

Seguro médico:

Algunas compañías de seguros proporcionan atención de salud mental cuando se comprueba la necesidad. Vale la pena conocer primero las condiciones que impone su empresa y ver si su caso está dentro de las restricciones o si puede utilizar este recurso para pagar la terapia.

Beneficio laboral:

Algunas empresas, según el caso, pueden financiar programas de asistencia psicológica para sus empleados y dependientes. Merece la pena investigar si la empresa en la que trabajas ofrece este beneficio y si tu caso es adecuado a las normas de participación.

Centros comunitarios:

Hay asociaciones, centros comunitarios, programas de formación para estudiantes universitarios e incluso clínicas que ofrecen este tipo de asistencia de forma gratuita. Si no puede pagar la terapia, compruebe si su ciudad tiene algún servicio gratuito o de bajo coste.

5. Arreglos antes de la primera consulta

Hemos llegado a la mitad de nuestra serie de 10 temas sobre la psicología y cómo funciona. En el quinto tema, hablaremos de la primera reunión con el psicólogo, de los pasos a seguir antes de la primera consulta y de cómo prepararse para ella.

Su primer contacto con el psicólogo puede ser por teléfono. Será el momento en el que hablará rápidamente sobre cuestiones de tratamiento y perfil del profesional.

Explicará un poco sobre su necesidad y la ocasión también servirá para verificar la posibilidad de programar una primera reunión.

La idea de iniciar una terapia y abrir tus debilidades a alguien que apenas conoces puede generar cierto nerviosismo, lo cual es absolutamente normal. Pero después de las primeras consultas y el encuentro con el psicólogo, se sentirá más cómodo y seguro.

Cuando programe la primera reunión con el psicólogo, tenga en cuenta algunos puntos, como:

  • Su reloj biológico: tenga en cuenta el período del día en el que está más dispuesto, bien despierto e intente programar a esta hora.
  • Horario de trabajo: compruebe si la empresa le permite programar la cita para su horario de trabajo y si debe pedir un certificado médico. Si no, intente programar la cita para un momento cercano al final de su horario de trabajo. De esta manera no necesitas volver al trabajo y puedes ir a casa. La primera cita puede causar algún impacto o emoción.
  • Niños: si tienes niños pequeños, intenta programar un momento en el que estén en la escuela o bajo el cuidado de alguien. No hay forma de llevarlos a la cita.
  • Citas: intente programar su cita a una hora en la que no tenga una cita más tarde. Esto le ayudará a concentrarse en su primera cita sin distracciones ni preocupaciones por el tiempo.

Cuando programe la cita, pregunte al psicólogo si se necesita alguna preparación y cómo debe hacerse. Él puede darte alguna orientación, como por ejemplo:

  • Consulte a su plan de salud o seguro médico para comprobar las preguntas sobre la cobertura y cómo pagarla, así como si la cobertura es completa o mediante un copago.
  • Rellene cualquier formulario anterior que esté disponible en el sitio web de la oficina o conozca los aspectos contractuales del tratamiento que se va a realizar.
  • Haga una lista de las preguntas que tiene y quiere hacer sobre el tratamiento, la duración, la medicación (recuerde que los psicólogos no prescriben la medicación y hablaremos de ello más adelante), la literatura de apoyo, etc.
  • Si informa sobre la terapia de antemano: hable con amigos que ya han pasado por este tipo de tratamiento o lea sobre él. Si ya ha pasado por alguna terapia, recuerde los puntos que le han gustado y los que no le han gustado para poder presentarlos al psicólogo.
  • Esté dispuesto: aunque no crea mucho en la terapia o sólo vaya porque alguien le ha convencido, esté abierto a experimentar y aproveche la oportunidad, lo que sin duda ayudará a su autoconocimiento.

6. Iniciando la primera consulta

En este tema hablaremos de la psicoterapia en sí misma y del inicio del tratamiento con la primera sesión de terapia. Sepa que la ansiedad y el nerviosismo generados por la primera consulta con un psicólogo son absolutamente normales. Sin embargo, saber de antemano lo que va a pasar, te ayuda a mantener la calma.

Normalmente, la sesión de psicoterapia dura unos 45 a 60 minutos. Para aprovechar al máximo el tiempo, puedes ir preparado con una lista de lo que quieres hablar en la primera consulta y de los puntos en los que quieres trabajar. Prepárese para hablar con el psicólogo sobre lo que le está llevando a buscar tratamiento.

Si usted va al psicólogo por recomendación de otro médico, abogado o incluso de un profesor debido a algún problema de aprendizaje, es interesante tomar un informe u opinión del profesional para que el psicólogo pueda tener una mejor visión de lo que le está llevando a buscarlo.

En algunos casos, el psicólogo puede incluso contactar con el profesional que le remitió para una conversación.

También tome información sobre cualquier medicamento que esté usando.

Un cuaderno puede ser útil para que escriba las preguntas y parte de lo que se le dirá durante la sesión de psicoterapia. Tomar notas le ayuda a recordar más tarde lo que se trató y a mantenerle involucrado en el tratamiento.

Recuerde traer la documentación necesaria para realizar el pago, ya sea una tarjeta de seguro médico u otra forma como su tarjeta bancaria, efectivo o chequera.

Inicio del tratamiento: qué esperar

Como dijimos al principio, la ansiedad y un poco de inseguridad sobre la primera sesión son absolutamente naturales. Pero, tenga la seguridad de que los psicólogos están acostumbrados a esta situación y saben exactamente cómo proceder para que usted se sienta más cómodo y lo aproveche ya en la primera reunión.

Con toda probabilidad, en esta primera consulta, el psicólogo le hará una serie de preguntas, principalmente para reconocer lo que le está llevando a buscar ayuda. A través de sus reacciones al contestar las preguntas, podrá identificar su problema, aunque todavía no sepa cómo decir qué causa ciertos sentimientos.

Si para ti algo es demasiado doloroso o difícil de compartir en la primera sesión, el psicólogo no te forzará. Trabajará en ello para que hables de ello cuando te sientas cómodo.

Muchas preguntas forman parte de la primera sesión de terapia

Además de su problema, el psicólogo le preguntará si hay algún antecedente de problemas psicológicos en su familia, como depresión, ansiedad o cualquier otro trastorno. Su problema también será evaluado a través de preguntas. El psicólogo querrá saber si ha tenido algún cambio en su comportamiento, como el sueño y los cambios de apetito.

También se harán preguntas sobre su relación familiar y su círculo de amigos. El psicólogo necesita saber cómo es su red social.

Un consejo: Durante la primera sesión, no se apresure a hablar de todos los temas. El tratamiento suele durar unas pocas sesiones, y a medida que se gana confianza y libertad, los sujetos pueden ser expuestos y tratados de forma natural.

Plan de tratamiento entre el psicólogo y usted

Después de conocer su historia, el psicólogo, junto con usted, elaborará un plan para el tratamiento, esbozando las metas para que ambos se involucren en el logro de los objetivos y resultados.

Algunos psicólogos elaboran un contrato en el que se especifica el objetivo del tratamiento, la duración prevista y los resultados esperados, delimitando las responsabilidades del médico y del paciente.

Algunas acciones pueden indicarse ya al final de la primera consulta. Si tiene algún síntoma, como depresión o dolor, el psicólogo puede indicar alguna actividad o incluso la consulta con un psiquiatra para complementar el tratamiento.

7. El proceso psicoterapéutico

En este tema trataremos la psicoterapia o el proceso terapéutico. Veremos cómo comienza y cómo se desarrolla.

¿Qué se puede esperar de la psicoterapia?

En la psicoterapia, usted y el psicólogo tendrán mucho diálogo sobre sus problemas y conflictos, tratando de manejarlos de manera que mejore su calidad de vida. El simple acto de hablar puede traer alivio al paciente y es en este momento de diálogo que el psicólogo explorará la raíz de sus problemas.

En las primeras consultas, el psicólogo ayuda a aclarar lo que le preocupa y, a partir de ahí, comienza el trabajo para llegar juntos a la solución de las dificultades.

Entonces pasará por nuevas formas de pensar y trabajar sobre sus sentimientos, incluyendo el uso de técnicas para llevar a cabo algunas tareas cotidianas y adquirir nuevas habilidades. Los resultados de estos ejercicios y diálogos serán evaluados para ver si están siendo efectivos o si necesitan ser reformulados.

A medida que la terapia progresa, el psicólogo puede sugerir algunas pruebas para evaluar el proceso. No se preocupe, porque los psicólogos son capaces, a través de estas evaluaciones, de interpretar algunas características de su personalidad, como el grado de depresión e incluso descubrir problemas como el alcoholismo u otras adicciones.

Si su problema es una relación con su cónyuge, hijos o algún otro miembro de la familia, el psicólogo puede sugerir que la terapia se haga con la participación de esta persona. La terapia de grupo también funciona bien para aquellos que tienen problemas de relación con otras personas.

La psicoterapia proporciona resistencia y así podrá afrontar mejor los retos futuros. Los estudios muestran que el enfoque cognitivo y conductual utilizado por la psicoterapia para tratar la ansiedad y la depresión tiene un efecto a largo plazo y reduce las posibilidades de que los síntomas vuelvan a aparecer una vez finalizado el tratamiento.

¿Cómo aprovechar al máximo la psicoterapia?

proceso psicoterapeuticoo

La psicoterapia es un trabajo conjunto entre usted y el psicólogo. Es una relación de colaboración y confianza que hace que el tratamiento funcione. Por eso es importante que haya una alianza, en la que el paciente y el psicólogo trabajen juntos y logren el resultado esperado por ambos.

Ser un paciente y participante activo, involucrado en el proceso, es muy importante. Contribuir a establecer los objetivos del tratamiento. Trabaja junto con el psicólogo en la creación de un programa. Pregunte sobre la planificación y el progreso de su tratamiento.

Habla de lo que te molesta de llevar a cabo las sesiones. Esta retroalimentación es importante para el psicólogo. Pida sugerencias de materiales complementarios que puedan ayudarle con su tratamiento.

Garantía de confidencialidad

El secreto es parte del código ético de los psicólogos y la privacidad del paciente es una condición para que pueda ejercer su profesión. La violación de la confidencialidad de un paciente puede llevar a la pérdida de la licencia para ejercer.

Para que la psicoterapia presente realmente los resultados esperados, es fundamental que usted tenga plena confianza en su psicólogo y que hable incluso de los asuntos más privados. Puede ser embarazoso, pero su psicólogo mantendrá el secreto a menos que se trate de un caso que deba ser comunicado a las autoridades competentes.

8. Psicoterapia y medicación

En este tema trataremos un poco sobre la medicación: ¿cuándo, cómo y por qué se prescriben los medicamentos en algunos casos y en otros no? Cabe recordar que, según la legislación vigente en nuestro país, sólo los médicos están autorizados a recetar determinados medicamentos.

Los psicólogos, al darse cuenta de la necesidad de medicación, deben remitir a su paciente a un psiquiatra que pueda evaluar el caso y administrar la medicación.

En España, por desgracia, la automedicación se ha convertido en una cuestión cultural. Muchos ven en la medicación un alivio inmediato para su dolor, tristeza, ansiedades y miedos.

Por esta razón, terminan tomando medicamentos sin la debida prescripción. Esto puede tener varias consecuencias graves.

En el caso de los trastornos psicológicos, la medicación sugerida por amigos e incluso por farmacéuticos, clínicos y enfermeros puede no ser eficaz porque estas personas no tienen los conocimientos necesarios para tratar estos casos, que en la mayoría de los casos necesitan psicoterapia.

Y, en algunas ocasiones, la psicoterapia debe complementarse con medicamentos prescritos por los psiquiatras.

¿Funciona la medicación?

Dependiendo del trastorno, es necesario administrar la medicación. Un ejemplo son los casos de depresión grave, el trastorno bipolar y la esquizofrenia.

Incluso hay situaciones en las que el paciente sólo necesita una medicación para dormir, ya que el sueño ininterrumpido y prolongado es muy importante para que la persona tenga más claridad durante el día para hacer frente a sus problemas.

Pero también hay ciertas situaciones en las que, además de no ser necesaria, la medicación no da resultados.

El uso de antidepresivos, por ejemplo, para algunas personas, puede surtir efecto sólo durante un corto período de tiempo, pero no tendrá la eficacia esperada a largo plazo. En algunos casos, después de dejar la medicación, los problemas permanecen o vuelven con toda su fuerza.

Por eso la psicoterapia es fundamental. Es una herramienta extremadamente importante para ayudar a las personas a cambiar su comportamiento, adquirir nuevas estrategias y habilidades para enfrentar los problemas del presente y del futuro.

¿Cuándo se necesita la medicación?

Si tienes relaciones sanas y desempeñas tus papeles en el trabajo, la escuela y en casa, apenas necesitas medicación. La psicoterapia sola puede ser muy efectiva.

Algunas personas incluso usan la medicación para poder involucrarse en la psicoterapia. La medicina puede ayudar, especialmente en casos de enfermedades mentales más graves. También hay casos en los que la combinación de psicoterapia y medicación funciona perfectamente.

¿Quién puede indicar la medicación: un psicólogo o un psiquiatra?

Su psicólogo podrá observar si usted necesita medicación y, en este caso, le remitirá a un clínico especializado o a un psiquiatra para obtener el enfoque que mejor se adapte a sus necesidades.

Aquí en Brasil, a los psicólogos no se les permite recetar medicamentos. Tengan en cuenta este hecho. El tratamiento con un psicólogo se realiza a través de los diversos tipos de enfoque psicológico.

Cuando se dé cuenta de la necesidad o el beneficio que un determinado medicamento puede tener en el paciente que está siendo tratado, debe remitirlo a un psiquiatra.

El psiquiatra, a su vez, hace un acercamiento basado en el diálogo, para identificar las causas y los síntomas y a partir de ahí identifica qué tipos de medicamentos pueden ayudar al tratamiento y por cuánto tiempo.

Este trabajo conjunto suele dar resultados eficientes y duraderos. Por lo tanto, consulte a su especialista antes de tomar cualquier medicamento.

9. Evaluación de la eficacia de la psicoterapia

Este es nuestro penúltimo tema sobre la psicología, la psicología y cómo funciona. Veamos ahora la eficacia de la terapia y cómo el tratamiento con el psicólogo puede actuar más eficazmente en la resolución de problemas que una simple conversación con amigos o familiares.

¿Por qué hacer terapia?

La psicoterapia es una práctica mucho más completa que ir a la oficina de un médico para «charlar» con el psicólogo. Un profesional con años de formación y experiencia sabe cómo dirigir la conversación para encontrar la raíz del problema.

Además, el psicólogo es capaz de analizar los rasgos de la personalidad y observar las características del paciente que son fundamentales para evitar la repetición de comportamientos perjudiciales para la salud mental y emocional del individuo.

La psicoterapia, por lo tanto, dirige a los pacientes a un profundo proceso de autoconocimiento y, en consecuencia, mejora la calidad de vida de estas personas. Y hay mucha evidencia de que la terapia tiene un resultado efectivo.

¿Qué tan efectiva es la terapia?

Hay cientos de estudios que muestran que la terapia ayuda a las personas a hacer cambios positivos en sus vidas.

Alrededor del 75% de las personas que pasan por la psicoterapia garantizan su beneficio 7 y el 80% logra una cura en comparación con los que no pasan por este tratamiento. Tres factores, trabajados juntos, garantizan el éxito del tratamiento:

  • Basándose en pruebas y ejemplos de que el tratamiento aplicado se ajusta al problema presentado por el paciente;
  • La experiencia clínica del profesional;
  • Características, valores, preferencias y cultura del paciente.

Al principio del tratamiento la persona puede tener un poco de duda sobre su funcionamiento. La sensación es que su sufrimiento no terminará.

Sin embargo, a lo largo de la terapia, la persona verá que, con el cambio de comportamiento, podrá cambiar su vida para mejor, se expresará con más facilidad sobre sus propios sentimientos, tendrá relaciones más sanas y, finalmente, será una persona más positiva y feliz.

Tan pronto como comienza el trabajo, el psicólogo, en colaboración con el paciente, elabora un conjunto de objetivos y un programa para desarrollar el tratamiento. Es importante que haya una sinergia y empatía total entre el psicólogo y el paciente, para que éste pueda sentir la evolución del tratamiento a medida que éste avanza.

Evaluación del psicólogo y tratamientos alternativos

Normalmente la mejora comienza a sentirse a partir de la sexta sesión. Si no se nota ningún cambio, lo ideal es hablar con el psicólogo sobre esta percepción. Dependiendo de la evaluación del profesional, se pueden añadir otros tratamientos alternativos para que el paciente se sienta más seguro.

Es importante hablar siempre de todos los aspectos con el psicólogo, recordando que no está ahí para juzgar, sino para ayudar a resolver los conflictos.

A menudo puede tener la sensación de que no hay progreso en el tratamiento y que todavía se siente oprimido. Lo que sucede es que el psicólogo probablemente lo está llevando por un camino que puede ser doloroso, pero que sirve para confrontar las verdades que llevarán al paciente a un cambio de comportamiento.

Las emociones fuertes suelen ser un signo de crecimiento y no de que el tratamiento no esté surtiendo efecto.

¿El psicólogo tiene razón?

Pero cuando hay dudas sobre si el tratamiento que propone el psicólogo es el más adecuado, lo indicado es buscar una segunda opinión, informando al psicólogo actual sobre esta búsqueda.

Si es consciente de la situación y el sentimiento, puede remitirlo a un colega que se adapte mejor a la necesidad. Lo que no puede suceder es simplemente abandonar la terapia.

10. Cuándo parar la psicoterapia

cuando dejar de ir al psicologo

Hemos llegado al último tema. Aquí descubrirá si está listo para terminar su tratamiento y disfrutar de los beneficios obtenidos durante este tiempo que pasó con el psicólogo.

Las horas de conocimiento obtenidas en las sesiones le proporcionarán los medios para mejorar su calidad de vida de ahora en adelante. Además, cuando lea este artículo, sepa que la interrupción de la psicoterapia no comprometerá el resultado obtenido en este período de tratamiento.

¿Cuánto tiempo me llevará mejorar?

Cada caso depende de una serie de factores, como el tipo de trastorno, el historial del paciente, las características del paciente, los objetivos, lo que le sucede fuera de la psicoterapia y cómo es su capacidad de progresar.

Para algunos, el tiempo de psicoterapia puede ser más corto. Muchos incluso ven alivio en sus primeras citas, mientras que otros necesitan un mayor número de sesiones para identificar y tratar sus problemas. Esta evaluación del tiempo necesario sólo puede ser determinada por el psicólogo a medida que se perciba la mejora.

En casos como la ansiedad, por ejemplo, el paciente puede mejorar sólo con la sugerencia de un cambio de actitud o de perspectiva del problema. Después de unas cuantas sesiones, puede sentirse confiado y con nuevas habilidades para enfrentar las situaciones.

Otros casos, como los de traumas más graves, pueden tardar un poco más de tiempo, hasta uno o dos años, en percibir los beneficios. Lo importante es dar a la psicoterapia el tiempo necesario para que se noten los resultados de la mejora.

Las enfermedades mentales graves u otros cambios de fuerte impacto pueden requerir sesiones regulares y continuas para mantener las funciones diarias.

Hay muchas personas que, incluso después de lograr los resultados esperados y de resolver sus problemas, continúan la terapia porque les ayuda a manejar mejor su vida y a proporcionar bienestar.

¿Cómo sé si puedo parar?

Esto no tiene por qué ser un compromiso de por vida. Los estudios muestran que el 75% de los pacientes mejoran después de seis meses de terapia, pero esto no es una regla.

Usted y su psicólogo decidirán juntos cuándo es el mejor momento para dejar la psicoterapia. Desde el momento en que se dé cuenta de que ese problema ya no le molesta y que los demás le están dando una opinión positiva, usted y su psicólogo se darán cuenta de que está listo y puede dejar la terapia.

Juntos, evaluarán si se han alcanzado las metas y objetivos establecidos al principio del tratamiento.

Una vez que termines la psicoterapia no tienes que romper con tu psicólogo para siempre. Las visitas periódicas pueden ser saludables, ya sea para informar cómo ha estado progresando y sintiéndose después de la finalización del tratamiento, o para cualquier ajuste que considere necesario.

La terapia no tiene que tener necesariamente un principio, un medio y un final. La puerta puede estar abierta si surgen nuevos problemas en los que necesite ayuda para gestionar o ajustar su comportamiento para hacer frente a un viejo problema. El psicólogo ya conoce su historia y ciertamente puede ayudarle en nuevas situaciones.

Además, una charla con un viejo amigo que conoce tu historia y sabe cómo ayudarte a conseguir la mejor calidad de vida es siempre un momento para disfrutar.

*Los textos del sitio son informativos y no reemplazan los servicios prestados por profesionales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *