psicosomatizacion

Los problemas de nuestra mente pueden convertirse en problemas para nuestro cuerpo también. Por lo tanto, cuando algo va mal con la salud mental, otros órganos se ven directamente afectados por la psicosomatización.

Esto sucede porque nuestro cuerpo reacciona a los estímulos de nuestra mente cuando experimentamos sentimientos en intensidad, emociones y traumas.

Cuando no cuidamos la mente, el cuerpo reacciona

La psicosomatización es el término utilizado por los psicólogos para referirse a este fenómeno y los estudios de las enfermedades psicosomáticas han hecho grandes progresos.

Actualmente, ya no existe una división entre el cuerpo y la mente, porque se entiende que todo está interconectado y que los comportamientos y las emociones son productos del contexto en el que vivimos.

Quien nunca ha escuchado un comentario «ha perdido peso porque sufre de depresión» o «su gastritis es el resultado de la ansiedad». Y los comentarios no son incorrectos.

Algunos médicos suelen llamar a las enfermedades psicológicas cuando, después de varios exámenes y pruebas, no encuentran una razón para ellas. Estas enfermedades psicológicas son psicosomáticas.

Por lo tanto, siempre es importante considerar el contexto y el momento de la vida de un paciente al hacer un diagnóstico. A menudo la causa de un determinado síntoma se encuentra precisamente en las experiencias cotidianas.

Cuando se pone demasiada intensidad en una situación, o algún conflicto se apodera de toda la preocupación, es común que el cuerpo reaccione con manifestaciones físicas de este estrés o ansiedad.

Algunas enfermedades psicosomáticas

Hay varias enfermedades que pueden tener como motivo el trasfondo emocional. Sin embargo, algunos son más comunes. Entre ellos:

  • Problemas gastrointestinales;
  • Crisis respiratorias;
  • Enfermedades cardiovasculares;
  • Enfermedades dermatológicas;
  • Dolor en las articulaciones.

¿Cómo tratar las enfermedades psicosomáticas?

Tener una enfermedad psicosomática no significa que la enfermedad no exista. Por el contrario, la persona está experimentando realmente una situación de sufrimiento y, como consecuencia, la enfermedad se está manifestando. Por lo tanto, es necesario buscar el tratamiento adecuado.

A menudo, el tratamiento médico puede incluso tener algún efecto, reduciendo los síntomas o aliviando el dolor de la enfermedad.

Sin embargo, este tratamiento no actúa en el foco de la enfermedad: los sentimientos y la situación que la causan. El psicólogo es el profesional capacitado para tratar las enfermedades psicosomáticas, ocupándose del origen del problema.

A través de la psicoterapia, el paciente se dará cuenta de qué aspectos de su vida le están causando incomodidad, angustia, preocupación o estrés. Es posible identificar el entorno que está causando el problema y el contexto de esta situación.

A partir de esta identificación, el psicólogo puede ayudar a tratar este trauma, ofreciendo estrategias para manejar las situaciones e incluso dando consejos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *