psicomotricidad relacional

La educación de los niños es un trabajo complejo que se construye durante la infancia en adelante. En este artículo vamos a comprender mejor lo que significa la psicomotricidad relacional y algunos ejemplos de cómo aplicarla.

¿Qué es la psicomotricidad relacional?

La psicomotricidad relacional de André Lapierre es una práctica dinámica para que los niños  pueda expresar sus conflictos internos. El educador francés creó el método con un carácter de terapia preventiva para que los pacientes pudieran desarrollarse adecuadamente. Para ello, el acto de jugar se convierte en el principal camino a seguir.

La psicomotricidad relacional tiene por objeto operar sobre los factores relacionales psico-afectivos creados durante la infancia. Es evidente que estas obras están directamente relacionadas con las dificultades de adaptación a una rutina social. Sin embargo, este proceso encuentra herramientas que pueden ayudar al crecimiento integrado de su esencia.

Lapierre ha logrado mostrar que el juego puede mostrar todo lo que un niño experimenta en su interior. De esta manera, sus necesidades, deseos y dificultades se muestran sin ser conscientes de ello. Aunque se juegue de verdad, la psicomotricidad relacional también contribuye al propio crecimiento de una manera más placentera.

Características de la psicomotricidad relacional

El mismo André Lapierre creía en el valor interior de cada niño. Fue precisamente por eso que trabajó para encontrar una técnica que se adaptase al momento evolutivo del infante en vez de tratar de cambiarlo.

La propuesta de la psicomotricidad relacional tiene como objetivo encontrar el modo de vida natural de cada niño. No cambia, sino que hace un complemento para que la forma primaria alcance positivamente en su crecimiento.

Desde una edad temprana puede entender la base entre la afirmación personal y cómo debe respetar a los demás.

¿Cuándo aplicar la psicomotricidad relacional?

El niño camina de forma progresiva en cualquier aspecto de su existencia. Ya sea físico, mental o emocional, pasan por importantes transformaciones que terminan definiendo su lugar en el mundo. Sin embargo, ¿qué pasa cuando se encuentra con obstáculos que no puede superar con su poca experiencia en la vida?

La escuela es el principal escenario para comprobar cómo crece. Comúnmente, algunos niños son más agresivos o agitados, no tienen límites, o sufren trastornos psicológicos como  TOC, TDAH, entre otros. Por el contrario, también pueden mostrar inhibición, frustración, miedos y baja autoestima, lo que compromete su aprendizaje.

En este punto, el trabajo con la psicomotricidad relacional es un punto de inflexión terapéutico. El acto de jugar en clase indicará un camino satisfactorio para que los estudiantes favorezcan su desarrollo. Cuando las actividades se dirigen bien, los pequeños sólo tienen que ganar con ello.

El proceso de crecimiento también involucra al psicomotricista

Uno de los papeles del facilitador en la psicomotricidad relacional es también el acto de jugar con los niños. El psicomotricista desempeña un papel importante como moderador, haciendo que las actividades fluyan de manera ordenada. Sin embargo, su participación hace que los niños sean más receptivos con su acto simbólico en la obra.

Aún así, el carácter pedagógico no pierde su importancia en el proceso de aprendizaje. Con el adulto, los niños continuarán recibiendo de manera democrática el conocimiento que necesitan.

El poder de la felicidad

El juego es un elemento vital para que el desarrollo de los niños alcance su máximo. En la fase escolar, la diversión a través del juego ayuda a estimular la interacción social, algo necesario para todos nosotros.

Por lo tanto, es importante dar a los niños varias oportunidades de poner en práctica el potencial que llevan consigo. Además, está claro que todos los niños están dispuestos a jugar. A través de la psicomotricidad relacional, la energía juvenil es bien nutrida y al mismo tiempo bien dirigida.

Ejemplos

Aunque los juegos de mesa son grandes ejemplos de psicomotricidad relacional, las actividades no se limitan a ellos. La propuesta es proyectar el mundo imaginario de los pequeños al mundo real. Con esto, algunos de los juegos más usados son:

Juegos en movimiento

Los juegos ayudan a promover las habilidades motoras de los niños mientras se lo pasan bien. Además, trabaja en la concentración, para que el niño esté más enfocado en su actividad. No es suficiente, hace que el niño sea consciente de su cuerpo y sus límites.

Jugando con lienzos

Jugar lienzos ayuda a estimular la imaginación y la creatividad del niño. Jugando a ser superhéroe, doctor, restaurante, torero, choza, globo, entre muchas otras cosas. Sin mencionar:

  • pintura,
  • dibujo,
  • cortar,
  • collage sobre cualquier broma hecha en la clase.

Objetos con formas, colores y tamaños variados

Entre las varias habilidades destacadas, el razonamiento lógico es una de las más sorprendentes. En esto, los niños pueden encajar objetos de varios tamaños para construir otras formas. Por ejemplo, usando piezas de lego para hacer figuras como coches, casas y otras más.

Beneficios

Una sesión de psicomotricidad relacional ayuda a transformar la composición existencial de los niños. Con eso, pueden recibir:

Fomento del aprendizaje

Es importante tener en cuenta que cuanto más disfrute sienta un niño en una actividad, más se sentirá inclinado a repetirla. Lo mismo ocurre con las actividades de psicomotricidad dentro y fuera de la escuela. Al darse cuenta de que esto también contribuye a su desarrollo, el niño se sentirá más motivado para seguir aprendiendo.

Mejora de la productividad del individuo

El niño se sentirá más motivado a hacer sus actividades y a jugar. Como resultado, serán más productivos en general, mostrando su participación en cualquier actividad. En esto, por ejemplo, hará sus deberes, cuidará sus juguetes..

Superando sus dificultades..

Creativamente, los pequeños encontrarán las respuestas que necesitan para hacer frente a sus demandas. Los retos inherentes a la infancia se abordarán de forma más rápida y accesible, contribuyendo al crecimiento de los pequeños.

Consideraciones finales sobre la psicomotricidad relacional

El uso de la psicomotricidad relacional durante la infancia ayuda a los niños pequeños a desarrollar su potencial. A través de estas actividades pueden abrir las puertas que conducen directamente a su potencial como menores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *