ocofobia

La ocofobia es un tipo de fobia que consisten en un miedo a los vehículos muy incapacitante. Aproximadamente un 6% de la población sufre alguna fobia. Muchas personas experimentan un temor intenso a determinadas condiciones concretas tales como estar en presencia de determinados animales, las alturas, los aviones, etc.  

En el presente artículo trataremos de explicar cómo se construye la ocofobia y las claves para gestionarla de manera efectiva. Gracias a las técnicas más novedosas de tratamiento, superar la ocofobia es posible.

¿Qué es la ocofobia?

No debemos confundir la precaución con el excesivo miedo que nos provocan las fobias. Los vehículos, aunque nos pueden resultar de mucha utilidad en nuestro día a día, también pueden resultar potencialmente peligrosos. En estos casos, ser prudentes puede ayudarnos a evitar o enfrentar peligros. Sin embargo, cuando hablamos de fobias, hablamos de miedos persistentes e irracionales a ciertas situaciones o cosas sin razones aparentes que los justifiquen. Cuando sentimos este miedo, tendemos a sobreestimar el peligro y a subestimar las propias capacidades de una/o misma/o para hacerle frente.

En el caso de la ocofobia, es un miedo irracional y exagerado a los vehículos y lo que lo relacionan. Por ejemplo, las personas que la sufren, pueden estar convencidas de que tendrán un accidente (incluso cuando no suelen conducir) si se suben a un vehículo. Esta  también está relacionada con la amaxofobia (o el temor a conducir) y está íntimamente ligada a los accidentes viales y el miedo al exceso de velocidad (tacofobia). Además, sufrir una fobia puede limitar, anular o condicionar a la persona que la padece, pudiendo afectarle significativamente en su vida diaria. En el caso de las personas ocofóbicas, pueden negarse o evitar situaciones relacionadas con vehículos en las que les gustaría estar, por el hecho de no sentir ese miedo tan desproporcionado.

Este miedo también puede ocurrir cuando estamos cerca de un vehículo. En este caso, hablaríamos de ocofobia o fobia a los vehículos. Si te reconoces en las siguientes situaciones, es probable que la estés sufriendo:

  • Si al ver aproximarse o subirte a un vehículo tienes la sensación de estar nerviosa/o, miedo o pánico.
  • Si tratas de evitar subirte a vehículos hasta el punto de que está afectando a tu vida diaria.
  • Si llevas sufriendo este problema de manera habitual durante al menos 6 meses.

 

¿Es lo mismo que la amaxofobia?

No exactamente, la amaxofobia es una fobia que consiste en el pánico atroz a conducir a un vehículo. En la ocofobia no es necesario estar conduciéndolo, simplemente con estar en presencia de uno, ya es suficiente para sentir el miedo.

Tanto la amaxofobia como la fobia a los vehículos se consideran miedos irracionales, ya que aunque la persona es consciente de que no hay un peligro evidente por ver un automóvil, no puede evitar tener esa reacción de pánico o miedo intenso.

 

Síntomas del miedo a los vehículos

En estos casos, el nivel de miedo puede variar desde una leve sensación de nerviosísimo al estar a bordo de un coche hasta sufrir ataques de pánicoLas personas ocofóbicas pueden llegar a sentir que van a morir en un accidente vial, y al mínimo exceso de velocidad se alarman y comienzan a sufrir episodios de estrés y pánico. De esta manera, la persona con ocofobia puede experimentar una serie de síntomas, tales como:

  • Crisis de ansiedad incontrolada o ataques de pánico.
  • Náuseas, vómitos, mareos e inclusive desmayos.
  • Aceleración del ritmo cardíaco.
  • Dificultad para respirar.
  • Boca seca.
  • Sudoración excesiva.
  • Escenas de llanto y desesperación.
  • Problemas estomacales.
  • Sensación de parálisis.
  • Pensamientos negativos del tipo “voy a morir” o “tengo que salir de aquí”.
  • Preocupación excesiva, inseguridad y temor.

 

¿Cuáles son las causas de la fobia a los vehículos?

Los miedos excesivos o fobias dependen mucho de la experiencia personal y emocional de cada uno. En el caso de las personas que padecen ocofobia, existen varios factores que pueden generarla. Aunque no son las únicas, las causas  de la ocofobia más habituales suelen estar relacionadas con haber sufrido directa o indirectamente un accidente con algún vehículo o en algún juego mecánico causado por un vehículo como elemento desencadenante del temor en la persona.

Este tipo de suceso puede haber dejado unas secuelas que se reviven psicológicamente cuando está presente un vehículo, aunque haya pasado mucho tiempo de aquel incidente inicial. Además, algunas personas ocofóbicas incluso pueden verse afectadas al ver vídeos o películas donde los vehículos sean la principal atracción. En esos casos, tratarán de evitarlas para no sufrir la sintomatología tan desagradable que conlleva.

Consecuencias de la ocofobia

Sufrir ocofobia puede provocar secuelas en divrsos escenarios de la vida de las personas. Como toda fobia, la ocofobia puede alterar el estado emocional (estado de ansiedad permanente) y conductual de la persona que la padece llegando a afectar también a su entorno.  No obstante, existen factores de personalidad, experiencias vitales, etc, que hacen que no siempre sucedan las mismas consecuencias. Podríamos clasificarlas en cuatro apartados:

  1. Consecuencias de tipo emocional: la ocofobia puede generar otros problemas de tipo psicológico tales como sintomatología depresiva u otros trastornos de ansiedad como la agorafobia o ansiedad generalizada. Esta situación además puede influir negativamente en la autoestima, impactando en otras áreas importantes de la vida.
  2. Otras enfermedades tales como hipertensión o diabetes.
  3. Sociales y laborales: pérdida de ofertas laborales interesantes por necesidad de desplazarse con algún vehículo, aislamiento social y familiar…
  4. Temporales: en ocasiones, puede perderse mucho tiempo si no utilizamos un vehículo para desplazarnos, sobre todo si nuestros destinos están a gran distancia.

 

Tratamiento para superar el miedo a los vehículos

Al igual que como sucede con el resto de fobias, existen tratamientos efectivos para superar la ocofobia. Dependiendo de la gravedad y de la persona, así serán más recomendables unas herramientas u otras. Además, si te resulta sencillo gestionar lo que te causa miedo, posiblemente no tendrás la necesidad de recibir tratamiento psicoterapéutico. Sin embargo, en ocasiones, evitar la situación que produce ansiedad, puede conllevar importantes renuncias en el desempeño profesional, en la vida personal o social, y en definitiva afectar a tu calidad de vida.

Con el tratamiento adecuado podrás lograr permanecer tranquilo/a y centrado/a ante los objetos o situaciones que te producen ansiedad, ir venciendo tu miedo de manera gradual y ganar más autoconfianza. En primer lugar es muy importante que conozcas y entiendas lo que te sucede para así sentir más control sobre el problema. Además, estar familiarizado/a con herramientas para reducir tu ansiedad, tales como la respiración diafragmática o Jacobson, te puede ser de gran ayuda en estos casos.

Dentro del área de la Psicología existen diferentes técnicas vanguardistas y disciplinas efectivas para abordar la ocofobia:

  • La terapia cognitivo conductual, junto con las técnicas de relajación y respiración, es uno de los tratamientos más eficaces a la hora de gestionar la ansiedad. Se centra en desarrollar la autoconfianza y en dominar tus pensamientos y sentimientos, en lugar de sentirte abrumada/o por ellos.
  • E.M.D.R Esta técnica permite, en pocas sesiones, desensibilizar y procesar los sucesos que dieron lugar a la fobia para así poder dejarla atrás.
  • EFT   (también conocidas como técnicas de liberación emocional). Es una técnica que ha demostrado una gran utilidad en el tratamiento de la fobias. Consiste en dar unos suaves golpecitos con los dedos en determinadas zonas del cuerpo mientras la persona se focaliza en la fobia a tratar.
  • Mindfulness: Las estrategias de consciencia plena que dirigen la atención hacia el momento presente son muy útiles para aprender a tolerar la ansiedad y para reducir las conductas de evitación.
  • La Hipnosis es otro de los tratamientos que utilizamos debido a su eficacia. Este programa te ayudará a reducir la ansiedad y a evitar las consecuencias negativas que provocan las fobias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *