infidelidad emocional

Aunque es habitual que solo se hable de la infidelidad en el aspecto físico, también existe la infidelidad emocional o afectiva, considerada por algunas personas como la peor forma de infidelidad.

A diferencia de la infidelidad sexual, cuando se comete infidelidad emocional no existe necesariamente una involucración física con otra persona. Este tipo de infidelidad puede limitarse únicamente a lo afectivo, por lo tanto, no es necesario el contacto físico o sexual, sino que basta con compartir sentimientos y emociones con un tercero.

Habitualmente, cuando se habla de infidelidad, la mayoría de personas piensan directamente en el contacto físico y sexual, sin tener en cuenta que también puede producirse la infidelidad emocional. La traición o infidelidad (ya sea afectiva o sexual) será considerada como tal dependiendo de los límites y reglas que cada pareja establezca. Para algunas personas, la infidelidad afectiva puede no significar nada, mientras que para otros se trata de una traición más dolorosa que la infidelidad sexual, ya que se consideran los sentimientos y emociones más especiales que el contacto físico.

 

¿A qué se le considera infidelidad emocional?

La infidelidad emocional es considerada como tal cuando uno de los miembros de la pareja crea un vínculo afectivo con otra persona que va mucho más allá de la amistad. Para que se considere como traición afectiva, se deben romper los acuerdos y límites establecidos por la pareja, sean estos explícitos o implícitos.

Cuando uno de los miembros de la pareja está teniendo una aventura emocional, sentirá que, de algún modo, está traicionando la relación que mantiene con su pareja. Este tipo de infidelidad puede darse de múltiples maneras, las cuales se explican a continuación:

  • Se establece una conexión especial con un tercero. Esta conexión va mucho más allá que una amistad, la cual puede darse de forma virtual o física, sin necesidad de que se dé contacto físico o sexual.
  • Comenzar a sentir sentimientos románticos hacia otra persona o directamente enamorarse de alguien más.
  • Sentir el deseo de ver o conversar con otra persona y alimentar una ilusión.
  • Desear compartir experiencias y momentos especiales con otra persona, incluso más que con la pareja.

Cabe destacar que, cuando se da la infidelidad afectiva, no necesariamente se presenta una infidelidad física o sexual. No obstante, al crear un vínculo emocional y especial con otra persona, por lo general se creará la necesidad de compartir de una forma más íntima con esta, lo que puede llevar a la infidelidad sexual.

 

¿Es más importante la infidelidad emocional o la infidelidad sexual?

Como ya se mencionó con anterioridad, la importancia de la infidelidad emocional o sexual dependerá de cada pareja y cada individuo, ya que cada persona le da un valor diferente a la fidelidad (sea emocional o física) y tiene una concepción distinta de esta. Pese a esto, de acuerdo a algunos estudios, se ha comprobado que las mujeres heterosexuales le dan mayor importancia a la infidelidad emocional, mientras que los hombres heterosexuales se la dan a la infidelidad sexual.

 

Formas de infidelidad afectiva o emocional

Tal como ya se ha señalado, cuando se da una infidelidad afectiva no tiene por qué existir necesariamente un contacto físico. Por lo general, este tipo de infidelidad surge con personas del entorno cercano, ya sea el trabajo o una amistad con la que se comparte de forma habitual. Aun así, en la actualidad, la infidelidad emocional suele darse de manera virtual, ya sea con contactos de las redes sociales, el móvil, e incluso personas que se conocer a través de internet, ya sea en sitios de citas o aplicaciones.

Este tipo de interacción puede comenzar como un entretenimiento para la persona, ya sea para aumentar su ego, sentirse atractivo y demás. Sin embargo, con el tiempo se puede ir adentrando a un terreno resbaladizo, en el que el coqueteo se convierte en algo más y puede dar paso al engaño.

 

¿Cómo reaccionar ante la traición?

Al descubrir que nuestra pareja nos ha sido infiel, ya sea de forma física o emocional, es natural sentirse traicionado, decepcionado, enojado y demás. Asimismo, desconfiar de la pareja es completamente comprensible, pues el engaño logra destruir la confianza, la cual no es fácil de recuperar. La reacción de cada persona ante la traición dependerá de múltiples factores, como la personalidad, el tipo de infidelidad, entre otros.

  1. Buscar culpables: Las personas más inseguras tratarán de analizar cada factor de la relación para saber qué hicieron mal y/o que pudieron hacer para que su pareja no les fuera infiel.
  2. Vengarse: Por su parte, quienes son rencorosos tratarán de causar a su pareja el mismo dolor que ellos sufrieron, por lo que intentarán vengarse.
  3. Perdonar: Algunas personas evalúan la opción de perdonar, ya sea porque aman mucho a su pareja, desean darle otra oportunidad u otro motivo.
  4. Terminar la relación: Por último, hay quienes no pueden lidiar con la traición, por lo que deciden dar por terminada la relación. En estos casos, las personas no logran superar la traición, no pueden ver del mismo modo a su pareja, por lo que deciden romper inmediatamente.

 

¿Cuáles son las causas de la infidelidad afectiva?

Si bien nada justifica una infidelidad, hay muchos factores que pueden ser los causantes de una traición. La principal razón por las que una persona puede ser infiel afectivamente es la falta de comunicación con su pareja. Al no hablar con la pareja sobre la forma en la que nos sentimos, lo que nos hace falta y demás, se suele buscar llenar estos vacíos con otras personas. La falta de una buena comunicación también puede dar pie a los siguientes problemas:

  • Falta de cariño: Cuando un miembro de la pareja da por sentada la relación y no se toma el tiempo para demostrar cariño y afecto, el romanticismo es mínimo o inexistente, puede llevar a la otra parte buscar ese afecto que le hace falta en alguien más.
  • Monotonía: Después de varios años de relación, muchas parejas caen en la monotonía que, de no existir una buena comunicación, puede tener como consecuencia el deseo de buscar nuevas emociones y experiencias con un tercero.
  • Insatisfacción: La falta de comunicación también puede dar paso a la insatisfacción, ya sea sexual o de otra índole. A causa de esto, se puede intentar buscar tener la afinidad o conexión que se desea con otra persona para así sentirse satisfecho.

Sin dudas, la comunicación es fundamental para mantener una relación sana y sólida, ya que permite que ambas partes expresen qué sienten que está faltando en la relación y puedan trabajar juntos para mejorarlo. Es por ello que, al no comunicarse con la pareja, se puede sentir frustración, insatisfacción y el deseo de buscar llenar los vacíos con alguien más.

 

Señales que advierten un engaño afectivo

Hay algunas señales que podrían advertir que nuestra pareja nos está siendo infiel emocionalmente, sin embargo, ninguna es prueba inequívoca de esto. Lo mejor será afrontar la situación con madurez y hablar directamente con nuestra pareja para despejar dudas y tratar de mejorar la relación.

Una de las principales señales que podrían ser indicio de sufrir una infidelidad afectiva, es la distancia emocional. Si nuestra pareja nos está siendo infiel emocionalmente, es posible que no muestre interés en la relación y deje de exteriorizar sus sentimientos. Otra señal podría ser la ampliación de las amistades y el trato especial con una de estas. Las alteraciones de rutina, el cambio de actitud, entre otros, podrían también ser un indicio de engaño afectivo.

No obstante, recuerda que ninguna de estas señales es prueba definitiva de traición emocional, por lo que será esencial que converses con tu pareja en caso de que creas que algo no va bien en la relación. Ten en cuenta que, en toda relación sana, cada miembro de la pareja puede tener su propio círculo de amistades y realizar actividades aparte, lo cual no quiere decir que exista infidelidad.

 

¿Cómo  superar una traición emocional?

Tras sufrir cualquier tipo de infidelidad o traición, es difícil superar la decepción y volver a confiar en la pareja, es por esto que muchas parejas deciden dar por terminada la relación. Sin embargo, en otros casos, la persona afectada puede decidir perdonar a su pareja e intentar construir una relación más sólida. Cuando se toma este camino, ambos deberán poner de su parte para construir juntos unos buenos pilares sobre los cuales se sostendrá su relación, los cuales deben basarse en la comunicación, la confianza y el compromiso.

La infidelidad emocional puede generar varias dudas en ambas partes de la relación respecto a seguir juntos o no. La persona afectada perderá la confianza en su pareja y su autoestima puede disminuir. Pese a esto, es posible superar la infidelidad afectiva al seguir los siguientes puntos:

 

Trabajar para mejorar la comunicación

Una vez se descubre la infidelidad, es posible que la pareja decida darse un tiempo para luego retomar la relación. De cualquier modo, si se desea continuar juntos, es importante que se hable acerca de lo que pasó. Despejar todas las dudas al respecto será esencial para poder comenzar a construir los cimientos sólidos de la nueva relación.

Es natural sentir enojo, llorar y realizar preguntas al respecto una y otra vez, ya que de lo contrario quedarán algunas espinas que no permitirán reconstruir la relación. Asimismo, es fundamental que se establezcan acuerdos mínimos, reglas y demás.

 

Evitar sentirse culpable

Ambas partes pueden sentir culpabilidad; por un lado, quien cometió la infidelidad puede sentirse mal debido al daño que le causó a su pareja y que sus acciones pusieron en riesgo su relación, mientras que la persona traicionada no dejará de pensar en qué falló para que su pareja le fuera infiel. Es necesario que ambos dejen de juzgarse a sí mismos y tampoco juzguen al otro, pues de no ser así, no podrán superar la infidelidad de forma exitosa.

 

Apostar por el compromiso

En el caso de que ambos deseen continuar juntos, deberán comprometerse de verdad para comenzar a aplicar cambios sinceros con tal de construir una mejor relación. Ambos deberán dejar de lado lo que pasó, y claramente, cortar los lazos con aquellas terceras personas con las que se crearon los vínculos especiales que dañaron la relación. Es esencial que ambas partes establezcan acuerdos bien definidos y que se comprometan a cumplirlos.

 

Perdonar y olvidar la traición

Uno de los aspectos más importantes para lograr superar la traición es el perdón. La persona afectada deberá perdonar de verdad y olvidar lo ocurrido, pues de no ser así, en cada conflicto futuro echará en cara el error de su pareja. En cuanto a quien cometió el acto de infidelidad, también deberá perdonarse a sí mismo y no disculparse constantemente con su pareja por lo ocurrido.

Independientemente de si desean continuar juntos o no, el perdón y el olvido es necesario para que ambos tengan paz y tranquilidad. Tal como lo dijo Dalai Lama ‘Si no perdonas por amor, perdona al menos por egoísmo, por tu propio bienestar’.

 

Recuperar la confianza

Por último, y uno de los factores más esenciales para superar una infidelidad afectiva, es la recuperación de la confianza. Este último punto requiere de tiempo y esfuerzo de ambas partes. Por un lado, quien traicionó a su pareja deberá ganar nuevamente la credibilidad de esta a través de sus acciones y palabras.

En cuanto a la persona engañada, tendrá que creer en su pareja y aceptar con los brazos abiertos todo lo que esta le ofrezca. También es muy importante que evite conductas controladoras o pensamientos que les impidan avanzar para reconstruir la relación. Ambos deben estar preparados para trabajar arduamente en la relación y, en caso de no estarlo, dejarlo en claro.

 

Terapia de pareja para la infidelidad afectiva

En caso de que la relación no mejore tras tener en cuenta cada uno de los puntos anteriores, es posible que necesiten una terapia de pareja. Con la ayuda profesional adecuada, ambos podrán ser guiados durante el proceso para superar la infidelidad emocional. El profesional evaluará individualmente a cada miembro de la pareja para analizar sus características psicológicas y externas. También evaluará cómo era el estado de la relación antes de la infidelidad y demás. De este modo, se podrá comenzar a trabajar en los pilares fundamentales para reconstruir la relación, es decir, el perdón, la comunicación, la confianza y el amor.

Con mucha voluntad, paciencia y amor, una pareja podrá superar satisfactoriamente una infidelidad emocional. Claramente, se requiere que ambas partes estén dispuestas a trabajar arduamente para reconstruir la relación y así iniciar una nueva y mejor etapa juntos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *