depresion personas mayores
La depresión en los ancianos es un gran problema que afecta a nuestro día a día. Vea los consejos sobre cómo lidiar con ello.

España es un país cuya población es cada vez más madura. Según los datos del IBGE, en 2060, uno de cada cuatro españoles tendrá más de 65 años. En la actualidad, la población de edad avanzada ya asciende a unos 10,2 millones de personas.

Y, ante este escenario, se equivocan quienes piensan que los individuos de esta edad no necesitan la ayuda de los psicólogos y menos aún que no pueden ser afectados por enfermedades psicológicas, como la depresión en los ancianos.

Razones comunes de la depresión en las personas mayores

La tercera edad, también llamada la edad de oro, consiste en un período de la vida que puede ser solitario para muchas personas mayores, especialmente cuando los familiares no están tan presentes como de costumbre.

Junto con el sentimiento de exclusión, pueden reinar otros tipos de estados y pensamientos, como el sentimiento de incapacidad ante dificultades motrices o problemas de salud e incluso dificultades para hacer frente a otras pérdidas, como las de los amigos o de los propios compañeros, por ejemplo, de la esposa y el esposo.

Además, la depresión en los ancianos puede ser una respuesta a las situaciones por las que pasa la persona y debe ser tratada adecuadamente, con el fin de mejorar la calidad de vida de los ancianos.

5 consejos para el cuidado de la depresión en los ancianos

Es posible recurrir a algunas actitudes que no sólo pueden disminuir los sentimientos negativos y la depresión en los ancianos, sino también ayudarlos a hacer frente a algunas dificultades e inseguridades propias de esta fase de la vida.

El papel de los psicólogos es ayudar a la gente. Por eso hemos separado algunos consejos para aprender a lidiar con la depresión en las personas mayores.

1. Presta atención

Una de las mayores quejas de los ancianos es la falta de atención de los hijos y nietos. ¿Quién no ha oído nunca algo así por ahí? Así, una de las mayores actitudes que pueden desarrollar los familiares ante situaciones de depresión en los ancianos es el cuidado.

Visitar, prestar atención, hablar, preguntar sobre el día de la persona, escuchar sus historias y, además, tomarse un tiempo de su día para pasarlo con su ser querido.

2. Tener tiempo libre

Muchos ancianos terminan atrapados en sus casas, ya sea por dificultades motrices o problemas de salud. Sin embargo, pasar demasiado tiempo en un lugar sin demasiadas actividades puede ser perjudicial para la salud mental.

Por lo tanto, un consejo valioso es: tenga tiempo para el ocio con su ser querido. Planificar actividades como un paseo por el parque, un picnic, cenas y almuerzos fuera de casa, compras, café y otras actitudes similares para romper la rutina y plantar recuerdos felices en un momento delicado.

3. Permitir a los ancianos hacer las cosas que les gustan

Como sabemos, la vejez puede ir acompañada de una serie de problemas en el cuerpo, como la salud y las dificultades de locomoción. Sin embargo, con el cuidado y el tratamiento adecuados, no es razón para que los ancianos se mantengan alejados de las actividades que disfrutan haciendo.

Por lo tanto, deje que su ser querido ocupe su mente con pequeñas funciones diarias que le traigan algún tipo de placer. También vale la pena tomarse el tiempo para enseñarle nuevas tareas e incluso conocimientos, como aprender un nuevo idioma o tocar un instrumento.

4. No dejes a los ancianos solos por largos períodos

La soledad es uno de los mayores villanos cuando se trata de la depresión en la gente mayor. Por esta razón, es esencial que los miembros de la familia se organicen y se turnen para no dejar a la persona sola durante largos períodos.

Además, la compañía y la ayuda de un miembro de la familia puede evitar varios accidentes, como caídas y quemaduras, comunes a esta edad y que generalmente se producen por la dificultad de la locomoción.

5. No ignore el seguimiento psicológico

La depresión en los ancianos o en personas de cualquier edad no tiene una solución definitiva. Sin embargo, hay tratamientos que pueden mejorar significativamente la calidad de vida del individuo afectado. Por lo tanto, es esencial que la persona realice el seguimiento adecuado con el profesional indicado.

Los tratamientos suelen consistir en una combinación de psicoterapia, que tiene la función de reducir la ansiedad, ayudar a conciliar el sueño u otras dificultades que presenta la persona.

Cuidar la salud mental es una necesidad en la sociedad actual, independientemente de la edad. Es necesario ir más despacio de vez en cuando, darse tiempo, realizar tareas beneficiosas para la salud, mantener una dieta equilibrada, dar prioridad a las buenas noches de sueño y a las actividades físicas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *