como practicar el desapego

Puede sonar a tópico decir que es fundamental practicar el desapego para llevar una vida más ligera, pero es algo con lo que cualquier aspecto de la psicología está de acuerdo porque sabe que el apego excesivo, ya sea a las cosas o a las personas, o incluso a los recuerdos, puede traer una incomodidad innecesaria.

En este artículo te voy a contar como practicar el desapego para tener una vida más satisfactoria

Practicar el desapego para una vida más pacífica

En primer lugar, debemos recordar que el desapego y la indiferencia son conceptos muy distintos que no deben confundirse. El desapego es saber dar importancia a lo que realmente vale la pena, sin centrarse excesivamente en lo que es prescindible.

La indiferencia, por otra parte, es una falta de interés que raya en la negligencia y el desprecio.

El apego excesivo hace que demos demasiada importancia a situaciones que generan estrés y que a menudo están fuera de nuestro control. Demasiado apego a alguna idea nos hace perder el enfoque y tratar de controlar partes del camino que necesitan seguir su camino natural.

El apego excesivo a una persona con la que ya no nos relacionamos, a un recuerdo que no se puede revivir y a objetos que representan algo en la vida de alguien es más común de lo que imaginamos y genera estancamiento y desesperación.

Sólo aceptando que la vida está hecha de cambios, que la gente sigue caminos diferentes, que el futuro tiene grandeza es posible enfrentar cada situación con tranquilidad y coraje.

El desapego saludable es deshacerse de las emociones, pensamientos y energías subjetivas que nos quitan la calma y nos impiden observar lo que sucede a nuestro alrededor. Así, es posible hacer espacio para la compasión, la aceptación y la paz.

5 consejos para practicar el desapego

Más difícil para algunos que para otros, el desapego es incluso una práctica, y debe ser cultivada cada día hasta que se convierta en una rutina.

1 – Presta atención a tus pensamientos y sentimientos, date cuenta de lo que te quita la paz e identifica en qué áreas necesitas progresar. El conocimiento de sí mismo es esencial para una mente tranquila y una vida plena.

2 – Recuerde lo importante que es mantener la calma y lo mucho que no vale la pena estresarse con pequeñas cosas cotidianas que no afectarán su rutina.

3 – Piensa antes de actuar. Cuando sientas una voluntad impulsiva de hacer algo que se despierte por el sentimiento de apego, detente y respira antes de cualquier acción. El autocontrol y el razonamiento ayudarán a medir la necesidad de cada uno de sus esfuerzos.

4 – Busque ayuda de un psicólogo cualificado si siente que el apego excesivo dificulta su rutina. No importa si está relacionado con una persona, familia, amigos o cosas.

Un psicólogo puede ayudar a desarrollar el autocontrol emocional, identificar la raíz del problema y mostrar cómo es posible vivir una vida más pacífica a través de la terapia.

Puede que el proceso no sea fácil, pero es esencial que se siga adelante sin preocuparse excesivamente por el pasado, que está fuera de control.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *