como manejar la depresion

Todas las emociones tienen una función y la tristeza no es una excepción a la regla. Es natural que se tienda a pensar que estar triste es algo negativo, entre otras cosas porque se tiende a tener una regla social de que siempre se está feliz y bien dispuesto. Si quieres aprender a lidiar con la tristeza, empieza por rechazar esta idea.

Estar triste no sólo es natural, todo el mundo se ha sentido triste alguna vez, es una reacción saludable, siempre y cuando no se prolongue demasiado en el tiempo. En la práctica, tu cuerpo te pide que te detengas y te prestes atención. La tristeza es una llamada de atención a algo que nos sucede a un nivel más profundo. Es una invitación al aislamiento y a la introspección. No lo niegues ni lo ignores. No huyas ni te avergüences de sentirte así.

Utilice este estado, más bien, para conocerse mejor, para aprender sobre el mundo que le rodea y para evitar repetir algunos errores. Intenta ser lo más honesto posible, baja tus defensas internas y escribe las respuestas que encuentres a las siguientes preguntas clave:

– ¿Por qué estoy triste?

– ¿Qué me dice la tristeza?

Comprende lo que te está sucediendo y lo que está sucediendo a tu alrededor que te está causando tristeza. La segunda es ir a la práctica, adoptando una postura más intervencionista. «Busca momentos de aislamiento, interioridad, reflexión y autoconocimiento». Observa lo que sientes como si fueras un espectador de ti mismo, sin estar envuelto en la negatividad.

El plan de acción que debes aplicar

Comprende las sensaciones que se despiertan en ti y la forma en que tu cuerpo, energía y memoria reaccionan. Busca actividades tranquilas que te resulten agradables, como visitar un museo, leer un libro o dar un paseo. A menos que esté muy deprimido, su tristeza será mitigada por eventos placenteros, aunque sea con breves momentos de satisfacción. No te dejes abrumar por situaciones de alegría que no apreciarías ni siquiera antes de estar triste.

Rodéate de amigos o personas con las que te sientas cómodo hablando o simplemente estando en silencio. Aunque la tristeza es una emoción primordial, cuando se ha prolongado durante más de dos semanas y parece excesiva, desproporcionada o muy difícil de manejar, puede significar que se ha hundido tan profundamente en sí misma que necesita ayuda para liberarse de ese estado. La tristeza prolongada puede ser un síntoma de depresión, por ejemplo.

En algunos casos, los trastornos neurológicos también pueden causar síntomas psicológicos. La tristeza puede ser secundaria a problemas en los que se combinan el lado fisiológico y el psicológico, como cuando hay un accidente, un miedo mayor, un trauma, una enfermedad grave que pone en peligro la vida o… En cualquier caso, debe solicitar la ayuda de un psicólogo o incluso de un psiquiatra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *