como controlar la rabia

Saber controlar la ira en ciertos momentos puede no ser una tarea fácil.  Aunque la ira es generalmente considerada cómo una emoción negativa, también puede ser positivasi sabemos utilizar a nuestro favor. Sin embargo, debido a la alta intensidad en que se experimenta, algunas personas tienen dificultades para controlarla.

La gente a menudo expresa su ira a través de gritos, maldiciones, peleas físicas y, ahora con Internet, comentarios ofensivos a través de twitter. ¿Es posible expresar nuestra rabia de una manera más sana?

¿Qué es la ira?

Según el doctor Charles Spielberger, psicólogo especializado en el estudio de la ira, la ira es un estado emocional que varía en intensidad. Puede variar desde una leve irritación hasta una rabia ciega.

Además de modificar el estado de ánimo, la ira aumenta el ritmo cardíaco y la presión arterial, así como los niveles de algunas hormonas como la adrenalina y la noradrenalina.

Una persona que está enfadada con la vida tiene más probabilidades de desarrollar hipertensión arterial y sufrir un ataque al corazón. El aumento de los niveles de adrenalina convllena el aumento de la presión arterial, además de causar mareos, dolor de cabeza, taquicardia y sensación de muerte inminente.

Debido a estos efectos secundarios, no es saludable vivir inmersos en un continuo sentimiento de rabia. La ira es una respuesta a las amenazas y sirve para contar con la energía necesaria para defendernos.

Los efectos de la ira descontrolada

Las personas que no saben gestionar su ira a menudo acaban deteriorando gran parte de sus relaciones sociales, razón por la cual suelen darse cuenta que no pueden seguir así.

En el trabajo, la situación es similar. Los compañeros de trabajo evitan a las personas conflictivas.

Este aislamiento social involuntario no es ni agradable ni bueno para la salud mental, especialmente cuando se da en situaciones fuera del control de las partes involucradas.

La exaltación constante en respuesta a factores que estçan fuera de nuestro control, es una de las razones que más impotencia y frustración genera.

Los efectos de la ira acumulada

Los que tienen dificultad para expresar sus sentimientos suelen interiorizar la ira. En lugar de ser asertivos sobre sus emociones y necesidades, prefieren mantener todo dentro de sí mismos. No saber controlar la ira en este caso conduce a expresiones patológicas.

Las actitudes y palabras pasivo-agresivas se dirigen al objeto de la irritación, como vengarse de un compañero de trabajo indirecto o alejarse de un amigo en respuesta a un comportamiento no aprobado sin decir por qué. Los conflictos no se resuelven y pueden causar otros, dañando la delicada relación entre las personas.
aprender a gestionar la ira

El cinismo también es una forma ineficiente de expresar la ira. Una persona cínica es desagradable, crítica, y pone a los demás en desventaja. En consecuencia, los demás se alejan y las relaciones no avanzan.

¿Cómo controlar la ira?

Debes preguntarte si aprender a controlar la ira no es ineficaz. ¿No es más útil evitarlo por completo?

Cuando la ira comienza a vivir dentro de ti, causa una serie de problemas, como enfermedades cardiovasculares, estrés y depresión. Por lo tanto, como otras emociones humanas, debe ser externalizada.

Es posible reservarla para situaciones más graves o manejarla de manera que se frenen las actitudes impulsivas, pero no impedirla del todo. El escenario ideal es la reorientación de la emoción en el momento en que surge la irritación.

Este cuidado debe ser diario para que los cambios se reflejen en todas las áreas de su vida. Para ayudarte a encontrar este equilibrio,  aquí tienes algunas ideas:

1. Invertir en  autoconocimiento

Piensa en los momentos en que te irritas. ¿La ira está relacionada con un tema específico? ¿Política, fútbol o religión? ¿O se relaciona con ciertas situaciones o personas? Preguntarse sobre sus propias actitudes es la mejor manera de profundizar en sus emociones y creencias.

Las respuestas pueden tomar tiempo, pero con la práctica diaria de este ejercicio, se dará cuenta de lo claros que serán sus pensamientos.

El autoconocimiento funciona así: poco a poco, encuentras más respuestas. Invierte en técnicas y prácticas de autoconocimiento y descubre aspectos ocultos de tu personalidad.

2. Comprende cómo expresas tu ira

Además de descubrir tus desencadenantes, también es importante reflexionar sobre cómo exteriorizas lo que sientes. La ira se expresa a través de gritos, gestos exasperados (como levantar los brazos y apuntar con el dedo) y palabras duras..

Para evitar dañar las relaciones, cuando la ira amenaza con tomar el control, respire profundamente para calmar su mente y deshacerse de la tensión. Contar hasta 100 o escribir tus sentimientos también ayuda. La idea es concentrarse en algo más que en la ira.

Si está en un ambiente público, busque un lugar más tranquilo y escribe lo que sientes. Retirarse de la situación, en contra de lo que se piensa, no es un signo de debilidad o de abandono. En este caso, no dejes que el orgullo gane.

3. Desarrollar la empatía a través de la reflexión

Cuando no se tiene trabajada la empatía, cuesta más entender el comportamiento de otras personas. Así que cuando alguien toma una actitud con la que no estás de acuerdo o que encuentras desagradable, la reacción es enfadarse.

Comprender las razones de la otra persona para actuar de esa manera. Todos tenemos diferentes construcciones debido a nuestras experiencias de vida únicas. No tienes que estar de acuerdo o en desacuerdo, sólo tienes que entender. La comprensión calma la ira. Pronto entenderás por qué las personas o las situaciones son como son.

Si tienes problemas con alguien, ya sea un colega, amigo o pariente, habla con esa persona. Deja tus sentimientos claros para evitar crear «implicación». Aunque no estén interesados en escuchar, tú habrás hecho tu parte. A partir de ahí, sólo ignora los comportamientos que te irritan.

4. Aceptar la realidad

Una de las mayores causas de infelicidad, tristeza e ira es la negación. Desafortunadamente (o quizás afortunadamente), no tenemos el control de muchas cosas que nos suceden a nosotros y al mundo. La pandemia de Covid-19 es un ejemplo. No hay manera de que usted o cualquier otra persona pueda revertir la situación o acelerar el tiempo para cuando la vida cotidiana vuelva a la normalidad.

Preocuparse o enfadarse excesivamente sólo te frustrará más. Así que acepta la realidad tal como es. Sólo entonces podrá buscar alternativas para lidiar con lo desagradable o doloroso. Lo mismo ocurre con la gente, ¿ves?

5. Cuídate

Nuestros cerebros tienen el hábito de enfocarse más en lo negativo, ¿no es así? El optimismo no siempre es natural. Para la mayoría de la gente, es una cuestión de elección. Es que cuando nos centramos en compromisos y obligaciones rutinarias, rara vez tenemos esa percepción.

Al elegir la ligereza, eliges cuidar de ti mismo, la persona más importante de tu vida Después de todo, ¿merece la pena enfadarse por ese comentario o por ese toque de bocina en el tráfico? En lugar de proyectar tanta energía en cosas negativas, pasa más tiempo cuidando tu vida emocional.

Puedes meditar, hacer ejercicio o adquirir un hobby. Estas actividades le ayudarán a aprender a controlar su ira ya que promueven un estado emocional muy positivo.

6. Haz psicoterapia

Si lo ha intentado y ha fracasado, o cree que hay elementos más grandes detrás de su ira, como cuestiones del pasado, la psicoterapia puede ayudarte a encontrar un forma de controlar la rabia. Incluso los ataques de ira más autodestructivos pueden ser controlados con un seguimiento psicológico.

Durante la terapia, el profesional de la salud mental buscará las causas de las manifestaciones ineficientes de la emoción, así como se encargará de desarrollar estrategias para que puedas practicar.

El trabajo se hace con calma, respetando tus límites, pero también buscando animarte a enfrentar tus problemas de ira. Hay que señalar que el profesional más adecuado es el que te hace sentir cómodo para ser tú mismo durante la consulta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *